7 de diciembre de 2019, 11:11:01
Editorial


La fortaleza del Estado Islámico



El Ministerio de Defensa ruso emitía un comunicado ayer miércoles donde aseguraba haber acabado con la vida del Estado Islámico, Abú Muhamad al Adnani, en el transcurso de un bombardeo aéreo. Dicho comunicado es prácticamente igual al efectuado por el Pentágono hace apenas una semana, atribuyéndose el mismo “éxito”.

A día de hoy, no parece que ni Rusia ni Estados Unidos hayan hecho muchos progresos en su lucha contra el IS. Moscú sí ha situado sobre el terreno algunos asesores militares y unas pocas tropas, por lo demás claramente insuficientes. Washington, por su parte, se limita exclusivamete a incursiones aéreas -la “diplomacia de los drones”, como más de una vez han tildado desde el Pentágono la política de Obama en Siria-. El resultado hasta la fecha es desalentador: pese a algunos reveses puntuales, la fortaleza del IS sigue siendo considerable.

Pero esa fortaleza es aún mayor a nivel propagandístico. Que dos superpotencias de la talla de Rusia y Estados Unidos se disputen como logro destacado la muerte de un portavoz yihadista es revelador de la entidad del IS. Hasta la fecha, los únicos éxitos en cuanto a reconquista de enclaves importantes los ha llevado a cabo el ejército iraquí, con efectivos de tierra. Y mientras la comunidad internacional lo siga fiando todo a los raid aéreos, el IS seguirá siendo una amenaza.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es