11 de diciembre de 2019, 21:40:12
Sociedad

CRÓNICA RELIGIOSA


Crónica religiosa. Agnes Gonxha Bojaxhiu, ya eres santa

Rafael Ortega

Teresa de Calcuta, canonizada.


Agnes Gonxha Bojaxhiu es desde esta mañana santa. Así lo ha proclamado el Papa en la Plaza de San Pedro ante miles de fieles, un día antes de cumplirse el vigésimo aniversario de su muerte. Agnes es desde hoy Santa Teresa de Calcuta, esa monja diminuta en estatura que nació en la localidad hoy macedonia de Skopie y que fundó en Calcuta en 1950 la Congregación de las Misioneras de la Caridad.

Hoy se habrán fundido en el cielo en un gran abrazo, como hacían en la tierra, San Juan Pablo II y su gran bastón, como él decía, Santa Teresa de Calcuta. Una mujer y un hombre que conocían muy bien las dificultades y las zancadillas terrenas y que siempre supieron encontrar su punto de apoyo.

Como ha expresado el Papa FRANCISCO “que el ejemplo de vida de Madre Teresa, como testigo privilegiado de caridad y de generosa atención a los pobres y a los últimos, contribuya a llevar cada vez más a Cristo al centro de la vida y a vivir generosamente su Evangelio en el continuo ejercicio de las obras de misericordia para ser constructores de un futuro mejor, iluminado por el esplendor de la verdad”.

Tuve la gran fortuna de conocer personalmente a santa Teresa de Calcuta y de conversar largamente con ella en una entrevista, en la que reflejo su humildad, pero también su fortaleza de hierro y su entrega a los pobres e incluso su disgusto por los boatos de algunos. Hoy te pido Agnes que nos cuides desde esa casa de acogida que tienes en el cielo.

Otra mujer que estará también hoy en el cielo es Isabel Sola Matas, una monja española. de 51 años ,que ha sido asesinada en Haiti y que trabajaba con los sectores más humildes de Puerto Príncipe. Entregada al servicio de los más pobres, tanto en ayuda alimentaria como en formación escolar y a las víctimas del terremoto de 2010, era enfermera y creó un taller para fabricación de prótesis para los mutilados. Isabel pertenecía a la Congregación de Jesús-María y llevada en Haití desde 2008.

Y me van a permitir que cierre está Crónica Religiosa semanal con emoción contenida, pues ya está en la Casa del Padre, Charo Guerra , que durante muchos años fue secretaria del Congreso Católicos y Vida Pública que organiza la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU y del que soy director. Charo fue otro ejemplo de mujer comprometida y estará hoy también con Santa Teresa de Calcuta en el cielo. Un beso más Charo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es