27 de mayo de 2020, 4:14:12
Economía

No habrá recorte social pese a las "dificultades económicas"


Zapatero dice que los próximos presupuestos serán "austeros"



José María Fidalgo, de Comisiones Obreras, ha dicho que la comparecencia tras la reunión “es un poco insólita, ya que no venimos a presentaros un documento ni ningún acuerdo”. Todos han resaltado la importancia de esta reunión, pero lo único concreto que se ha avanzado es el compromiso de hacer público un documento antes del 31 de julio que recoja tanto los objetivos como especialmente los temas que entrarán en el “diálogo social reforzado”, expresión que Zapatero ha utilizado cuatro veces.

Según el presidente, el objetivo de este diálogo social reforzado es favorecer la confianza en la economía española, que según su última formulación del momento que vive España, pasa por “dificultades económicas importantes”. “Hoy es un día para reafirmar la confianza”, ha continuado, “en que el ejercicio de responsabilidad de sindicatos y empresarios con el Gobierno es ejemplar”.

Zapatero ha comisionado a Pedro Solbes a que negocie con empresarios y sindicatos el encaje de los futuros presupuestos que, según ha dicho, serán “austeros”. Luego, y a preguntas de los periodistas, Zapatero ha precisado que “ahorraremos en los gastos que no tienen una dimensión social”. El único en hacer referencia a este aspecto ha sido Cándido Méndez, quien ha vinculado la austeridad a que no afecte a “la función pública”.

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal CEOE, ha presentado a la reunión un conjunto de medidas para salir de este “bache, que cada uno puede llamarlo como quiera”. Pero ha hecho un llamamiento al realismo en el diagnóstico de la situación. El resultado del acuerdo tendría que contribuir a “salir lo más rápido y mejor posible” de la situación actual, y “volver a crecimientos habituales” en otros años.

Para ello hay un camino: “buscar el mercado”. Es decir, “liberalizar aquellos sectores que todavía no lo están”. Y ha hecho mención expresa del mercado laboral, cuando ha recalcado la necesidad de buscar “fórmulas inteligentes que den estabilidad al mercado de trabajo y confianza para los empresarios”.

José María Fidalgo, coordinador general de Comisiones Obreras, ha hablado de “dificultades económicas” y de “dificultades sociales”. El líder de UGT, Cándido Méndez, ha hecho suyo el discurso del Gobierno contra la “exageración” de la situación, pero ha reconocido que irá a peor. Méndez considera que se deben mejorar las prestaciones por desempleo y que la “austeridad” de que ha hablado Zapatero no debe afectar a la “función pública”.

A preguntas de los periodistas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha visto obligado a referirse a dos asuntos polémicos suscitados por la publicación este martes del informe anual del Banco de España.

Por un lado ha hablado de la exigencia, por el órgano regulador, de la necesidad de abordar la reforma del sistema de pensiones, ya que si no se hace "pronto" para potenciar su contributividad y los sistemas complementarios, la sostenibilidad de las finanzas públicas será "costosa y difícil" por la presión que sobre el gasto público ejerce el envejecimiento de la población. Zapatero, por un lado, ha hablado de la “buena salud” de nuestras pensiones, haciendo referencia al fondo de reserva de 56.000 millones de euros. Pero por otro ha anunciado que convocará el pacto de Toledo para septiembre de este año.

El Banco de España también ha hablado de la necesidad de moderar los sueldos para no crear “efectos de segunda ronda” sobre la inflación. Al respecto, Zapatero ha declarado que “tenemos en España un modelo que funciona”, basado en el acuerdo entre empresarios y sindicatos”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es