17 de noviembre de 2019, 16:27:56
Mundo

AL MENOS 20 CIVILES MUERTOS, INCLUÍDO UN EMPLEADO DE CRUZ ROJA


La ONU suspende sus operaciones humanitarias en Siria

EL IMPARCIAL/Efe

Tras el ataque a un convoy, del que EEUU acusa a Rusia.


La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) anunció este martes que todas las operaciones humanitarias en Siria "quedan suspendidas" tras el ataque contra un convoy humanitario este lunes en la región de Alepo. "Por ahora no tenemos una visión global de lo que pasó, pero se ha tomado la decisión de que todas las operaciones humanitarias de convoyes sobre el terreno quedan suspendidas por el momento", afirmó en rueda de prensa el portavoz de la OCHA, Jens Laerke.

A pesar de la decisión de la ONU, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha anunciado que prosigue sus operaciones en Siria. "Continuamos nuestras operaciones en Siria, lo que ocurrió anoche puede tener algunas consecuencias en nuestro trabajo aquí, como retrasos en la entrega de asistencia que salva vidas, pero proseguiremos", dijo a Efe la portavoz del CICR en Damasco, Ingy Sedky.

Aunque Naciones Unidas no ha querido dar por el momento más detalles de lo sucedido, Estados Unidos responsabilizó a Rusia del ataque y aseguró que se "replanteará" si seguir cooperando con el Gobierno ruso, que a su juicio debe demostrar "rápida y significativamente" si aún está comprometido con el acuerdo para un alto el fuego en el país árabe. El Gobierno estadounidense está seguro de que el ataque fue un "bombardeo" ejecutado o bien por las fuerzas rusas o por el régimen sirio, lo que "plantea muchas dudas sobre si los rusos pueden cumplir su parte" del frágil acuerdo negociado entre las dos potencias, dijo a periodistas un alto funcionario estadounidense.

"Tenemos claros indicios, no solo nuestros, sino también de la ONU y la Cruz Roja, de que esto fue un ataque aéreo", aseguró el funcionario, quien pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica. "No sabemos por ahora si el ataque fue de los rusos o del régimen (de Bachar al Asad). En cualquier caso, los rusos tienen la responsabilidad de no hacer ese tipo de ataques y de evitar que el régimen los haga", subrayó la fuente.

Trabajadores muertos

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja ha confirmado que unos 20 civiles murieron en el ataque, además de un empleado de la Media Luna Roja. "Unos 20 civiles y un empleado de la Media Luna Roja fueron asesinados mientras descargaban un camión que transportaba ayuda humanitaria vital. Mucha de la ayuda quedó destruida. El ataque deja a miles de civiles sin comida ni asistencia", reza un comunicado de la organización.

El portavoz de la FICR, Benoit Carpentier, confirmó la muerte de este trabajador y aseguró que 18 de los 31 camiones que formaban el convoy resultaron totalmente destruidos, con lo que se dejó a decenas de miles de personas sin asistencia vital para su supervivencia.

El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, aseguró en un comunicado emitido más tarde que tanto el Gobierno ruso como el régimen de Al Asad "conocían el destino de este convoy, y aún así estos trabajadores humanitarios fueron asesinados", agregó, sin precisar si en efecto hubo víctimas mortales ni cuántas. "Estados Unidos hablará de este tema directamente con Rusia. Dada esta atroz violación del cese de hostilidades, nos replantearemos las perspectivas futuras de cooperación con Rusia", indicó Kirby.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, tenía previsto hablar sobre el tema durante la noche del lunes y la mañana del martes con varios de sus aliados y también con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, según la fuente estadounidense. "Lo ocurrido hoy ha dado un fuerte golpe a nuestro esfuerzo para lograr la paz en Siria", afirmó el citado funcionario de EE.UU."Los rusos tienen que demostrar rápidamente y de forma significativa que están comprometidos con este proceso, si no, no vamos a poder seguir adelante con ellos", apuntó por su parte otro funcionario estadounidense, que también pidió el anonimato.

Estados Unidos y Rusia alcanzaron el 9 de septiembre un acuerdo para un alto el fuego en Siria, que entró en vigor hace una semana, y acordaron que, si la tregua se prolongaba durante siete días, empezarían a coordinar sus ataques contra los terroristas de Daesh y Al Nusra en el país árabe. Después de múltiples violaciones al alto el fuego y esfuerzos frustrados por hacer llegar la ayuda humanitaria a las poblaciones sitiadas, otro requisito del acuerdo, el Ejército sirio declaró este lunes el fin de la tregua de una semana en el país árabe. Pero Estados Unidos se resiste a dar por muerta la tregua e instó a Rusia a demostrar si tiene la "seriedad" suficiente para que el acuerdo bilateral pueda prorrogarse.

Esta nueva tensión se suma a la provocada por el bombardeo de la coalición internacional, liderada por EE.UU., que el pasado fin de semana se cobró las vidas de 90 soldados sirios, en un ataque por el que el Pentágono se disculpó al asegurar que creía estar golpeando una posición del EI.

La guerra vuelve a Alepo

Mientras, nuevos bombardeos se registraron este martes en la ciudad de Alepo, la mayor del norte de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Los ataques aéreos tuvieron lugar en la zona de Handarat y en la rotonda de Al Yandul, en el extrarradio norte de la población; así como en los alrededores del Palacio de Justicia, próximo al distrito de Yamiat al Zahra, y el área de Al Lirmun, en el oeste de Alepo.

En la noche del lunes estallaron enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales, respaldadas por el grupo chií libanés Hizbulá, y facciones islámicas, entre las que figura el Frente de la Conquista del Levante (antiguo Frente al Nusra), en las áreas de Proyecto 1070 y Al Rashidin, así como en un mercado del suroeste de la urbe. Fuentes militares, citadas por la agencia de noticias SANA, indicaron que el ejército repelió un ataque de "organizaciones terroristas" en el suroeste de Alepo y golpeó concentraciones de sus oponentes en las inmediaciones de Proyecto 1070 y Al Rashidín, donde causó grandes pérdidas humanas y materiales entre sus adversarios.

Los bombardeos se reanudaron ya el lunes en Alepo poco después de que el Ejército declarara oficialmente el fin de la tregua de una semana en Siria. Al menos 38 personas perecieron en esos ataques aéreos y por disparos de artillería contra los distritos asediados de Alepo y pueblos de su periferia, de acuerdo al recuento del Observatorio.

Rusia y Siria niegan su implicación en el ataque

Ni la aviación rusa ni la siria son responsables del ataque aéreo que sufrió un convoy humanitario de la ONU en la ciudad siria de Alepo, aseguró hoy el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konáshenkov.

"La aviación rusa y la siria no atacaron el convoy humanitario de la ONU en la periferia suroccidental de Alepo", dijo Konáshenkov a los medios, después de que Estados Unidos responsabilizara a Rusia por el ataque.

Explicó que, al estudiar con detenimiento las imágenes del convoy destruido, los expertos rusos "no encontraron ningún indicio del impacto de ningún tipo de proyectil sobre la columna de vehículos" de la ONU.

"No hay señales de cráter ni los automóviles tienen daños en el chasis como resultado de la onda explosiva", afirmó el general ruso, en alusión a que el convoy no sufrió ningún ataque aéreo.

Lo que se ve en las imágenes, apuntó Konáshenkov, "es consecuencia directa del incendio de la carga, que misteriosamente empezó de forma simultánea con la ofensiva de las milicias (opositoras) sobre Alepo".

El portavoz ruso aseguró que drones rusos escoltaron el convoy hasta su destino y luego se retiraron por tratarse de una zona controlada por la oposición.

Según los últimos datos, más de 20 personas murieron en el ataque contra el convoy organizado por la Media Luna Roja Siria y la ONU.

Estados Unidos responsabilizó a Rusia del ataque y aseguró que se "replanteará" si seguir cooperando con el Gobierno ruso, que a su juicio debe demostrar "rápida y significativamente" si aún está comprometido con el acuerdo para un alto el fuego en el país árabe.

"No sabemos por ahora si el ataque fue de los rusos o del régimen (de Bachar al Asad). En cualquier caso, los rusos tienen la responsabilidad de no hacer ese tipo de ataques y de evitar que el régimen los haga", dijo a la prensa un alto cargo estadounidense. EFE

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es