2 de junio de 2020, 3:43:18
Editorial


La estrategia de Rita Barberá



Rita Barberá se ha negado a abandonar su escaño en el Senado para beneficiarse del aforamiento y que sea el Supremo quien la juzgue, en lugar de un tribunal valenciano. Sin embargo, el temor a una eventual falta de imparcialidad de la justicia de su comunidad se ha reactivado al saber que, por reparto, la instrucción de su causa correspondería a Cándido Conde-Pumpido, quien fuera Fiscal General del Estado con el PSOE.

De momento, ni Barberá ha solicitado su recusación ni Conde-Pumpido se ha retirado, aunque no parece en absoluto que se den las mejores condiciones de imparcialidad. Este asunto reabre un viejo debate, sin solución hasta la fecha: ¿Debe un juez o un fiscal reingresar en la carrera judicial tras su paso por la política?

La recusación o, en su caso, la inhibición, son herramientas que ya existen y que pueden utilizarse cuando proceda. En cambio, nadie puede obligar a Rita Barberá a devolver su acta de senadora y evitar así su aforamiento y paso al Grupo Mixto. El PP ya ha pedido un cambio normativo para que casos así no vuelvan a repetirse. Cuenta con el apoyo de Ciudadanos, y sería deseable que también le secundasen el resto de grupos. Así, estrategias como la de Rita Barberá -y tantos otros- serían inviables.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es