14 de noviembre de 2019, 10:05:48
Economía

PREVISIONES MACRO


El Banco de España: la economía crece; es necesario recortar

EL IMPARCIAL/Efe

Las perspectivas anuncian un frenazo en la economía y el empleo.


El Banco de España calcula que la economía española creció un 0,7 % entre julio y septiembre, un "ritmo ligeramente inferior" al de los cuatro trimestres precedentes (0,8 %), una vez más impulsada por la fortaleza del gasto de familias y empresas, pero con menor aportación del saldo exterior.

Según el informe trimestral de la economía española, publicado por la entidad supervisora, la continuidad de la trayectoria expansiva de la actividad se habría producido en un contexto de elevado crecimiento del empleo y condiciones financieras "muy favorables".

Sin embargo, la aportación del comercio exterior habría sido menor a la observada en el periodo abril-junio, meses en los que las exportaciones mostraron un tono muy positivo, a pesar de la debilidad del entorno global.

En cuanto al empleo, habría continuado en el tercer trimestre su "notable dinamismo", con un avance intertrimestreal del 0,6 %.

Además, según la información relativa a la evolución de la negociación colectiva hasta agosto, los salarios se habrían beneficiado de un incremento interanual del 1,1 %, tres décimas por encima del aumento observado en el conjunto de 2015.

En este contexto, el consumo privado, según la entidad que dirige Luis María Linde, habría podido crecer un 0,9 %, tasa dos décimas superior a la observada en el trimestre precedente.

También la inversión residencial habría vuelto a mejorar entre julio y septiembre, con un crecimiento intertrimestral en el entorno del 1,2 %, tras el leve retroceso en el periodo abril-junio, y con un elevado dinamismo de los visados de obra nueva.

El incremento de las ventas de viviendas, que continúa concentrándose en el segmento de las usadas, se observa tanto en las compras de ciudadanos extranjeros como en las adquisiciones por parte de residentes españoles, con una subida de precios de un 3,9 % interanual, 1,8 % respecto al trimestre anterior.

Asimismo, el turismo habría mantenido un tono de elevada fortaleza en el tercer trimestre, de acuerdo con los indicadores disponibles referidos hasta agosto, beneficiado por la redistribución de flujos turísticos relacionada con el recrudecimiento de la inestabilidad geopolítica en determinadas áreas geográficas.

Por el contrario, el tono expansivo de la actividad empresarial se habría moderado durante el tercer trimestre del año, con un avance del valor añadido de la economía de mercado algo inferior al registrado en el trimestre previo.

En cuanto a la rama de industria y energía, la información más reciente señalaría una ligera suavización en el dinamismo de la actividad de este sector en el tercer trimestre.

Del mismo modo, a partir de la información disponible, referida únicamente al mes de julio, la contribución de la demanda exterior neta al crecimiento intertrimestral del PIB entre julio y septiembre habría sido menor que la observada en el segundo trimestre, en un contexto de mayor desaceleración de las exportaciones que de las importaciones.

Se necesitan nuevos ajustes

El Banco de España ha asegurado que sin nuevos ajustes fiscales, el Gobierno no logrará reducir el déficit público el año que viene al 3,1 % del PIB comprometido con Bruselas.

"Con un tono neutral de la política fiscal no se cumplen los objetivos de déficit. La política fiscal debería volver a tomar un tono restrictivo", ha afirmado en un encuentro con los medios de comunicación el director de Estadística y Economía del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Según los cálculos de la entidad, la evolución de la economía por sí sola permitirá reducir el déficit público en siete décimas en 2017, lo que lo situaría en el 3,6 % del PIB.

No obstante, hay que tener en cuenta que el Banco de España no ha incluido en sus proyecciones la reforma del Impuesto de Sociedades que el Gobierno en funciones aprobará mañana y con la que se pretende obtener una recaudación adicional de 8.000 millones de euros que permitiría bajar el déficit este año al 4,6 % del PIB.

Sin tener el cuenta esta reforma, de la que el Banco de España dice desconocer los detalles, la entidad calcula que el déficit se situará en el 4,9 % del PIB al cierre de 2016.

Al respecto, Hernández de Cos ha explicado que la proyección de déficit del año en curso se ha elaborado con los datos de ejecución presupuestaria de las administraciones públicas disponibles hasta julio y que, sin modificaciones adicionales, "el riesgo de incumplimiento está ahí".

Sin embargo, ha reconocido que la medida que se apruebe mañana podría situar el déficit público a cierre del año más cerca del objetivo".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es