20 de enero de 2020, 2:53:29
Nacional

EL EX PRESIDENTE DE CAJA MADRID REBAJA SU RESPONSABILIDAD


Rato y Blesa declaran por las tarjetas black

EL IMPARCIAL/Efe

Blesa ha recordado que ni el Banco de España ni Hacienda "pusieron tacha alguna" al uso de estas tarjetas.


El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha comenzado este viernes a declarar en el juicio contra los usuarios de las tarjetas opacas de la entidad y ha recordado que ni el Banco de España ni Hacienda "pusieron tacha alguna" al uso de estas tarjetas.

Al inicio de su declaración, Blesa ha puntualizado que sólo responderá a las preguntas del fiscal y de su propio abogado, y no a las preguntas de las acusaciones particulares -Bankia y el FROB- y populares -Confederación Intersindical de Crédito y CGT-.

Blesa ha explicado que cuando se incorporó a Caja Madrid "tenía que confiar en que había órganos internos de auditoría, asesoría fiscal", tanto internos como externos, que es de suponer que se ocupaban de este tipo de "remuneraciones".

De este modo, "no me puse a revisar acto a acto dentro de la caja si todo estaba respaldado por acuerdos", porque cuando uno se incorpora a una entidad así "lo hace con un principio de confianza".

Cuando recibió la tarjeta, ha asegurado, entendió que era "una tarjeta de libre disposición en la que no era precisa la justificación de gastos, y aunque ha reconocido que no recuerda los términos exactos, sí ha reiterado que se le dijo que era de libre disposición.

Blesa ha asegurado que las tarjetas distribuidas a sus consejeros y directivos eran conocidas tanto en el seno de la entidad como por el resto de organismos, ya que era materialmente imposible ocultar su existencia durante 23 años.

"En 23 años, ¿hay alguien que pueda decir que se puede esconder esta práctica en una organización de miles de personas con un Banco de España detrás?", se ha preguntado Blesa, y ha añadido que "no existía ninguna intención de confundir" sobre la existencia de estas tarjetas.

Asimismo, ha afirmado que las tarjetas "claro que se veían", y ha añadido que si la auditoría encargada a Bankia tenía dudas acerca de su naturaleza, "podía haber ido al plan contable de la caja", por lo que ha calificado las acusaciones que pesan sobre él de "muy graves".

Y es que, ha explicado Blesa, los auditores "lo conocían todo perfectamente, cuál era la tratamiento fiscal, todos los conceptos, todo, pero luego lo omite en el informe que se envió al FROB y que sirvió de base para la acusación".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es