4 de diciembre de 2020, 11:47:56
Nacional

EL PSOE, ANTE LA CRISIS MÁS HONDA DE SU HISTORIA


Los "bandos", a punto de llegar a las manos en el Comité Federal

EL IMPARCIAL/Efe

Máxima tensión con insultos y abucheos de "sinvergüenzas".


La ruptura del PSOE tiene dimensiones inimaginables y augura consecuencias imprevisibles. El enfrentamiento entre "bandos" es de tal calibre que sanchistas y críticos no se han puesto de acuerdo en nada. Unos y otros llevaban desde las 09:00 de este sábado intentando despejar una salida del atolladero.

Pero con posturas tan inmóviles que no solo no lo conseguían, sino que la brecha se agrandaba conforme avanzaban los minutos: el PSOE veía, mientras tanto, cómo se sumía en la crisis más honda de su historia.

Los socialistas ni siquiera eran capaces de empezar con el que es su máximo órgano de gobierno entre congresos. Las horas de retraso se acumulaban. Después de varios recesos, las intervenciones empezaron después de una compleja negociación que permitió constituir la Mesa del Comité Federal, presidida por la andaluza Verónica Pérez, quien suele ostentar este cargo y que el pasado jueves se declaró "la única autoridad" del partido al considerar cesado a Sánchez.

Los otros dos vocales, afines al secretario general interino, serían Rodolfo Ares y Núria Marín. El otro gran escollo que hubo que salvar desde el amanecer fue la aprobación del orden del día.

La confrontación que vive el partido se ha reflejado durante toda la mañana en la calle, donde a primera hora se han empezado a concentrar militantes exaltados que han increpado sobre todo a representantes el sector crítico. Al grito de "Pedro, Pedro, Pedro", "chusqueros", "traidores" y "golpistas" han recibido a diputados como Eduardo Madina y José María Barreda, y al presidente de Aragón, Javier Lambán, mientras que el líder del PSC, Miquel Iceta, ha sido fuertemente aclamado.

Consignas como "No es no" y "No a los barones, sí a la democracia" se han escuchado durante la llegada de los miembros del Comité. Pancartas, carteles y camisetas con lemas del tipo "Los barones del PSOE son la mafia", "No a Rajoy. Un militante, un voto" y "Susana Díaz es la casta que desprecia derecho" han sido esgrimidas sucesivamente por afines a Sánchez.

La tensión ha aumentado por momentos, con enfrentamientos verbales y gritos entre exaltados de las dos partes, mientras que durante los sucesivos recesos algunos miembros del Comité aprovechaban para salir a tomar algo a las cafeterías cercanas, con aparente tranquilidad.

Dentro del edificio se intentaba, entretanto, negociar cada cuestión formal, pero la falta de acuerdo entre las partes y los continuos recesos no solo impedían el debate, sino también dirimir qué se votaba, cómo se votaba y quién podía votar, mientras que partidarios de Sánchez y miembros del sector crítico se acusaban mutuamente de no querer medirse en una votación.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es