7 de diciembre de 2019, 11:07:33
Nacional

RUEDA DE PRENSA DEL YA EXSECRETARIO GENERAL


Sánchez insiste en que había que haberle dado voz a los militantes

Efe

No aclara si se presentará como candidato a las primarias.


El hasta este sábado secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha prometido su "apoyo leal" a la gestora que surja en las próximas horas. Sánchez ha comparecido ante la prensa en la sede de Ferraz tras anunciar su dimisión del cargo en el Comité Federal de su partido, que ha tumbado su propuesta para que se celebrara un congreso exprés.

Ha aprovechado para hacer un llamamiento a la militancia del PSOE, a los "socialistas de corazón, con o sin carné", para que "hoy más que nunca" estén orgullosos de militar en el partido.

Con semblante serio, en una comparecencia tras la que no ha admitido preguntas y que ha comenzado con su agradecimiento a la labor de los medios de comunicación, Pedro Sánchez ha recordado que, como dijo el viernes, él no puede "administrar" una decisión que no comparte porque sus padres le enseñaron que "lo más importante es sostener la palabra" y defender sus convicciones.

Por eso, en consecuencia del "resultado adverso" de la votación de esta tarde, su Ejecutiva y él mismo han presentado la dimisión, tras un día muy intenso en el que, ha admitido, el partido ha vivido un debate con "mucho acaloramiento".

Pedro Sánchez ha subrayado que la razón por la que hizo la propuesta de primarias y de congreso exprés ante el Comité Federal de hoy y tras la crisis que estalló en el partido esta semana era "bien clara". Se trataba, ha dicho, de dirimir dos cuestiones: en primer lugar el liderazgo del partido, que se había "puesto en cuestión" por algunos dirigentes "señalados", y en segundo lugar por las discrepancias y voces de dirigentes "destacados" en los últimos días sobre la investidura.

Tras recordar que la posición de su Ejecutiva era la de mantenerse en el "no" a una eventual investidura de Mariano Rajoy y tratar de formar un gobierno alternativo, Sánchez ha subrayado que su intención era la de dar la voz a los militantes para que "todos" en el PSOE decidieran la posición a asumir.

El ya exsecretario general ha querido enviar un mensaje a la militancia, a los afiliados y a los "socialistas de corazón tengan o no carné" para decirles que "hoy más que nunca está justificado y hay que estar orgulloso de militar en el PSOE".

Y en consecuencia por ese orgullo, ha prometido su "apoyo leal" a la gestora que surja del partido en las próximas horas, el mismo apoyo leal que "siempre" ha pedido y que ha dicho haber tenido "en muchas ocasiones" en los últimos dos años.

Pedro Sánchez, que se ha marchado de la abarrotada sala de prensa del PSOE sin aceptar preguntas, iniciaba esta breve comparecencia con un agradecimiento a los medios de comunicación por haber trabajado estos días pendientes de la situación "tan crítica" por la que pasa su partido, "singularmente" tras la dimisión de los diecisiete miembros críticos de la Ejecutiva.

La breve comparecencia de Pedro Sánchez tras su dimisión como secretario general ha dejado en el aire varias incógnitas sobre su futuro, entre ellas si renunciará a su escaño en el Congreso y si optará a las próximas primarias para intentar recuperar las riendas del PSOE.

La inminente formación de una comisión gestora que dirija el partido conllevará previsiblemente cambios en la dirección del grupo parlamentario del Congreso, de la que Sánchez dejaría de pertenecer. Su posición entonces como diputado de base le dejaría en un posición incómoda, que está por ver cómo afronta el exlíder socialista. Además, miembros de su círculo de confianza como el portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, y el del Senado, Óscar López, serían también relevados.

Otra incógnita que no ha aclarado Sánchez es si concurrirá a las primarias para tratar de recuperar la secretaría general aupado por la militancia, ya que el compromiso de lealtad que ha expresado esta noche lo ha dirigido a la gestora o dirección provisional del partido, que deberá guiarlo hasta el próximo congreso federal.

Con su marcha, tras 26 meses de mandato, Sánchez deja un PSOE roto, en el que otro interrogante que se cierne es el de cuáles de los dirigentes que hasta ahora le han sido fieles podrían empezar a cambiar de 'bando'.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es