13 de diciembre de 2019, 2:47:57
Editorial


Colombia: paz de calidad



Contra todo pronóstico, los colombianos dijeron “no” a los acuerdos de paz suscritos con la guerrilla. Por un estrecho margen, es verdad, pero suficiente para que todo deba empezar de nuevo. La buena noticia es que tanto el gobierno como las FARC han manifestado su voluntad de seguir con el alto el fuego permanente.

Sin embargo, hay que volver a negociar. Dicho lo cual, Colombia está ante una ocasión única. El mérito de Juan Manuel Santos es incuestionable: ha sido capaz de poner en marcha un proceso de diálogo muy positivo para el país. Pero lo que los partidarios del “no” defendía, con toda razón, es que esa paz no podría ser a cualquier precio.

El error de Santos ha sido ofrecer demasiadas contrapartidas a las FARC. Tribunales especiales para juzgar a los guerrilleros, la garantía de condenas leves, 10 diputados en la asamblea nacional sin pasar por las urnas y otra serie de prebendas han sido consideradas como claudicación por una mayoría de colombianos. Es tiempo, pues, de mejorar algo bienintencionado pero mal llevado.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es