15 de diciembre de 2019, 4:53:41
Nacional

EL EX DE CAJA MADRID Y BANKIA DECLARA ANTE EL FISCAL


Rato: las tarjetas 'black' eran "un incentivo perfectamente legal"

EL IMPARCIAL

Insinúa que otras entidades disponían de tarjetas similares.


El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha explicado que las tarjetas opacas de Caja Madrid que investiga la Audiencia Nacional constituían "un incentivo perfectamente legal", equiparable a los que se veían en el resto del sector.

Rato ha comenzado a responder a las preguntas del fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, al que ha asegurado que al día siguiente de acceder al cargo, el entonces director general Ildefonso Sánchez Barcoj le entregó una tarjeta para uso personal y con carácter remuneratorio, y otra para gastos de representación.

En aquel momento, entendió que se trataba de una forma de pago para los órganos de gobierno y para el comité de dirección; y es que según Rato las cajas que dieron lugar a Bankia eran muy pequeñas y casi todas tenían dietas por asistencia, pero Caja Madrid tenía unas condiciones distintas al tratarse de la cuarta entidad de España.

Dichas tarjetas, ha explicado, tenían un límite anual fijado antes de su llegada a Caja Madrid, limite que él nunca modificó y que no recuerda si gastó íntegramente.

El que fuera presidente del FMI ha asegurado que ha conocido más detalles sobre las tarjetas durante la fase de instrucción, y ha eludido dar su opinión sobre algo que "no me parece ni bien ni mal el sistema, ni podría afirmar que se trató de la única entidad en España en aplicarlo".

La cuenta opaca, asociada a las tarjetas opacas

Rodrigo Rato ha asegurado en la Audiencia Nacional que en el pasado "tenía mucha mejor opinión de Bankia, a la que le presumía buena fe", pero que posteriormente esto cambió al darse cuenta de que la entidad ocultó el nombre de una cuenta que no tenia justificante de los gastos y siguió deduciéndoselos.

A preguntas del fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón, el exvicepresidente del Gobierno ha indicado que tras comprobar que la entidad no tenía buena fe, "no habría declarado lo que declaré durante la fase de instrucción".

También ha asegurado que conoció todas las irregularidades "como el resto de los españoles", y no antes, y ha lamentado que Bankia ocultara el nombre de esta cuenta, en la que se cargaban las tarjetas cuyo origen está en mayo de 1988.

En este sentido, ha dicho que conoció después que Bankia "ha ocultado el nombre de la cuenta de mayo de 1988 (en la que se cargaban las tarjetas)", y además "no conserva los justificantes de los gastos".

Rato ha reconocido que conocía la existencia de las tarjetas, pero no que no estuvieran contabilizadas, algo de lo que se enteró en un informe de 2014;

"No soy auditor ni inspector tributario", ha matizado, "pero me da la sensación de que la capacidad para identificar cuentas no depende del nombre de éstas, ya que éstas en concreto estaban individualizadas e identificadas".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es