18 de enero de 2020, 5:25:26
Sociedad

COSTA SURESTE


El huracán Matthew deja 19 muertos en EEUU

Efe

Inundaciones y cortes de luz en la costa sureste del país.


El ciclón Matthew, que tras azotar el Caribe arribó a costas estadounidenses el pasado jueves cuando se aproximó a Florida, empieza a alejarse de las zonas costeras con el saldo de por lo menos 19 muertos, poderosas inundaciones y cientos de miles de viviendas sin energía.

El último recuento de fatalidades a causa del paso de Matthew dado a conocer por las autoridades estatales revelan que se han registrado hasta el momento 8 muertes en Carolina del Norte, 6 en Florida, 4 en Georgia, y una en Carolina del Sur.

Aunque Matthew se alejaba esta mañana de las zonas costeras de EE.UU., en un trayecto hacia el este, algunos vientos con fuerza de huracán azotan la larga barrera de islas de Outer Banks de Carolina del Norte, estado que sufre las consecuencias de inundaciones y falta de energía en más de 800.000 hogares y comercios. El gobernador de este estado, Pat McCrory, confirmó la muerte de ocho personas, muchas de ellas relacionadas con las inundaciones ocasionadas por la marejada ciclónica, además de las acumulaciones de lluvia, que en algunas zonas ha llegado a 16 pulgadas (40 centímetros).

"Es todavía una situación extremadamente peligrosa para Carolina del Norte", señaló en rueda de prensa McCrory, tras anunciar que se espera que grandes ríos se desborden en las próximas horas por el paso del ciclón, cuyo ojo tocó tierra este sábado en la localidad de McClellanville, en la vecina Carolina del Sur. Según McCrory, los equipos de auxilio acuático han realizado entre el sábado y domingo más de 900 rescates, de los cuales 562 se efectuaron en el condado Cumberland, área que registra importantes inundaciones.

En Georgia, en donde Matthew pasó muy cerca de sus costas con categoría 2 la mañana del sábado, las autoridades han dado a conocer la muerte de cuatro residentes, dos en el condado Bulloch y otras dos en el condado Chatham, ésta última una de las áreas más devastadas. En este condado, todavía bajo toque de queda, esta mañana se observan aún vías bloqueadas por árboles y postes de luz caídos, o intransitables a raíz de las inundaciones sufridas, según señaló el gobernador de Georgia, Nathan Deal. El gobernador espera retirar todas las órdenes de evacuación para las zonas costeras hacia la tarde de hoy, una medida que aguardan los 500.000 residentes que, según cálculos del Gobierno estatal, abandonaron sus hogares ante la amenaza de Matthew.

En Carolina del Sur, la gobernadora Nikki Haley, informó hoy de la muerte de una persona ocurrida el sábado en el área de Florence cuando intentó cruzar una vía inundada y fue arrastrada por el agua. Haley levantó este domingo las órdenes de evacuación para cuatro de los siete condados que se hallaban bajo esa situación, y señaló que aún 746.700 inmuebles se hallan sin suministro eléctrico en este estado, que cuenta con sus carreteras interestatales abiertas al tránsito.

Florida, el primer estado donde Mathhew dejó sentir sus efectos, continúa hoy las labores de limpieza y recuperación del tendido eléctrico dañado que mantiene aún sin energía a más de 400.000 clientes. El huracán ha ocasionado por lo menos seis víctimas mortales, de las cuales dos murieron aplastadas por la caída de árboles y otras dos en Saint Lucie por inhalar monóxido de carbono proveniente de un generador encendido.

Según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU., Matthew, que es un ciclón post-tropical, se halla a 100 millas (165 kilómetros) al este de Cabo Hatteras, en Carolina del Norte, en un trayecto hacia el este y lejos de las zonas costeras de este estado.

El ciclón, que deja sentir sus efectos en forma de fuertes vientos en el estado de Virginia, presenta vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (120 km/h) y se aleja de las costas estadounidenses con dirección este a una velocidad de traslación de 15 millas por hora (24 km/h). Los meteorólogos del CNH prevén que el ciclón se debilite en las próximas 24 horas y que la noche del lunes se disipé en el Atlántico.

Aunque con fatalidades de que lamentar, y numerosos cortes de luz y daños en infraestructuras, el saldo en el sureste de EE.UU. no se puede comparar con los efectos que el huracán Matthew ha desatado en Haití. Según el último balance provisional dado a conocer por la oficina de Protección Civil de este país caribeño, el huracán dejó 336 muertos, cuatro desaparecidos, 211 heridos y 61.537 personas en albergues. Fuentes de organismos de socorro y autoridades locales aseguraban que las víctimas mortales sobrepasan los 900.

Una de las principales preocupaciones de las agencias humanitarias es un rebrote de cólera, epidemia que afectó el país tras el terremoto de 2010. Desde octubre de 2010, Haití ha reportado más de 790.000 casos de cólera con más de 9.300 muertes, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que aseguró que en su punto máximo, en 2011, los casos de cólera fueron llegando a un promedio de 6.766 casos semanales. Tras propagarse en Haití, la enfermedad reapareció durante el 2011 en la República Dominicana, donde dejó cientos de muertos.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es