24 de febrero de 2021, 21:09:02
Economía

HAN CONVENIDO EN NOMBRAR A SUS EQUIPOS ESTA SEMANA


Rivera urge a Rajoy a negociar para aprobar los Presupuestos

EL IMPARCIAL

El líder de Ciudadanos quiere sacar todo el rendimiento posible a sus 32 escaños.


El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, está decidido a sacar toda la rentabilidad política posible a su pacto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al tratar de imponer su hoja de ruta. Este mismo sábado, Rivera telefoneaba a Rajoy para poner en común la formación de equipos de negociación que puedan sacar adelante un acuerdo en materia de techo de gasto y poner en marcha unos Presupuestos Generales del Estado para 2017.

Parece que el propio Rivera tiene mucha más prisa que el presidente Mariano Rajoy, cuya gestión de los tiempos ha sido uno de sus principales baluartes políticos. En la conversación, que fuentes de Ciudadanos indicaban que había durado apenas unos 10 minutos, ambos líderes hablaron de establecer los equipos negociadores esta semana. Mientras Ciudadanos ya tiene designados a sus negociadores de confianza, entre los que se encuentran Luis Garicano, Francisco de la Torre, Toni Roldán y José Manuel Villegas, por el momento se desconocen los nombres de los negociadores del Partido Popular.

Con 134 diputados, parece que el Partido Popular acude con un mayor peso a las negociaciones, frente a los 32 escaños de Ciudadanos, que, sin embargo, son una pata de apoyo fundamental para el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy. Rivera ha hecho mención, tras hablar con Rajoy a las 150 reformas y compromisos que contiene el acuerdo de investidura entre ambos partidos, y que es la hoja de ruta que el líder naranja se dispone a imponer al nuevo Gobierno.

Sin embargo, Mariano Rajoy ha optado por un Gobierno continuista con pocas concesiones a su socio Rivera, y ningún golpe de timón en materia económica. Los pesos pesados de su gabinete, Luis de Guindos y Cristobal Montoro, al que se ha añadido Álvaro Nadal, que ya estaba al mando de la oficina económica de Presidencia, tienen muy claro que no van a dar un paso atrás en todo lo conseguido: creación de empleo, reequilibrio de la balanza comercial, reducción del déficit público, aumento de la competitividad, crecimiento económico… en definitiva un cambio de modelo de la economía española.

En este sentido, Luis de Guindos y Luis Garicano, que ya coincidieron en las negociaciones del pacto de investidura, se han entendido bien hasta ahora y podrán hacerlo en el futuro, ambos conscientes de la importancia que el crédito y la confianza exterior no se quiebren.

Y para ello es fundamental reducir el déficit público. El ministerio de Hacienda se ha comprometido a cuadrar las cuentas de manera que a fin de año el desequilibrio presupuestario del Reino de España sea del 3,1% de su PIB, lo que equivale a salvar un ajuste de 5.500 millones de euros. Queda por concretar si esta cantidad podrá equilibrarse por la vía de los ingresos –más impuestos- o de los gastos –más recortes-.

No tendrán demasiado tiempo para negociar, ya que el aliento de la Comisión Europea sopla en la nuca del Gobierno español, que se ha comprometido a enviar las cuentas a la mayor brevedad posible, una vez constituido el Gobierno.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es