19 de noviembre de 2019, 11:27:46
Nacional

RAJOY SE REUNIRÁ CON SINDICATOS Y PATRONAL EL 24 DE NOVIEMBRE


José Manuel Maza será el nuevo fiscal general del Estado

Efe

Mendez de Vigo explica sobre Trump que "se abre un periodo de incógnitas".


El proceso para su elección comienza este viernes, cuando el Gobierno proponga su nombre al Consejo General del Poder Judicial, órgano que deberá informar sobre su idoneidad. Méndez de Vigo ha explicado el nombramiento en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Una vez producido este informe, la propuesta será examinada por la Comisión de Justicia del Congreso antes de que una mayoría de diputados apruebe el nombramiento. De este modo, la sustitución de Consuelo Madrigal, que llevaba dos años en el cargo y cesó oficialmente tras el final de la legislatura, culminará en, aproximadamente, un mes.

Maza fue nombrado en 2002 magistrado de la Sala de lo Penal del Supremo, después de haber sido presidente de la sección primera de la Audiencia Provincial de Madrid. Le votaron 12 vocales, frente a los ocho que obtuvo Margarita Robles, actual diputada del PSOE, quien entraría más tarde en el Supremo. El magistrado, que fue portavoz de la conservadora Unión Judicial Independiente, ha tenido actuaciones destacadas a lo largo de su estancia en el alto tribunal.

Así, se pronunció en contra de que la llamada Doctrina Botín, que en 2007 llevó al sobreseimiento del caso de las cesiones de crédito (en el que estaba acusado el citado expresidente del Banco Santander, Emilio Botín). Maza consideró, junto a otros cuatro magistrados, que el Supremo debió haber acordado la continuación del procedimiento con la consiguiente celebración del juicio oral.

Del mismo modo, fue favorable a que se admitiera a trámite una querella contra el expresidente del Poder Judicial, Carlos Dívar, por un posible delito de estafa derivado de los gastos de sus viajes a Marbella (Málaga), acusación que fue rechazada por el Supremo. También se quedó en minoría cuando se pronunció a favor de que se condenara por prevaricación al que fuera juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, en relación con la actuación de este magistrado en su investigación de los crímenes del Franquismo.

Maza fue recusado por Garzón en relación con otro caso, el de las escuchas de Gürtel, por el cual sería finalmente condenado. La Sala del 61 del propio Tribunal Supremo admitió aquella recusación, que se dirigía contra cinco de los siete magistrados que habían sido designados para juzgarle (entre ellos Maza).

Como magistrado de lo penal del Supremo votó en contra de la sentencia de este tribunal que dejó en libertad al etarra Ignacio Pujana por anulación de la doctrina Parot, lo mismo que hizo en mayo de 2014 cuando emitió su voto en contra en la sentencia del Supremo que confirmaba la absolución del etarra Txeroki por el atentado de Denia (Alicante).

El probable nuevo fiscal del Estado adquirió su plaza en propiedad en el Supremo en 2011 y, desde entonces, ha sido ponente de otras decisiones, como el archivo de una querella presentada contra el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Además fue el primero en desarrollar en una sentencia la responsabilidad penal de las personas jurídicas (en aplicación de la reciente reforma del Código Penal en ese sentido).

Licenciado en Derecho, profesor y autor de numerosas publicaciones

José Manuel Maza Martín nació en Madrid el 23 de octubre de 1951. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid desde 1973. Ostenta un diploma en Criminología por la misma universidad.

En 1975 ingresó en la carrera judicial (y en 1978 en la fiscal, con el número uno, plaza de la que está en excedencia). Como juez prestó sus servicios en los juzgados de Cangas (Pontevedra), Alacuás (Valencia), Alcorcón número 1 (Madrid) y en el juzgado de distrito número 9 de Madrid. En junio de 1988 ascendió a magistrado y fue nombrado presidente de la sección primera de la Audiencia Provincial de Madrid.

Además de su actividad académica (es profesor honorífico en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, por ejemplo), es autor de numerosas publicaciones, entre las que destaca su Manual de Psiquiatría Legal y Forense.

Trump... "una incógnita"

El portavoz del Gobierno ha respondido también sobre la victoria de Trump y si cree que puede afectar a las relaciones con España. Ha dicho que con la victoria del republicano "se abre un periodo de incógnitas" aunque ha valorado "la primera reacción" del presidente electo la misma noche de las elecciones, y ha confiado en que se mantengan las buenas relaciones con España.

Ha insistido en que al presidente electo se le conoce "en términos políticos por lo que ha dicho durante la campaña", por lo que ha optado por esperar a ver los primeros pasos de Donald Trump.

Ha explicado que en la pasada legislatura España y Estados Unidos recuperaron una relación que se había visto "deteriorada" anteriormente y se ha mostrado seguro de que continuará así, tanto a nivel bilateral como en el marco de la Unión Europea.

Tras afirmar que EEUU es para España un "socio indispensable y un aliado estratégico", ha destacado que la base de sus relaciones es "muy buena" y que gozan de "muy buena salud".

El portavoz ha subrayado que ambos países tienen que cooperar y colaborar en la lucha contra el terrorismo de Daesh y en las negociaciones del acuerdo de libre comercio e inversiones (TIPP) entre la UE y Estados Unidos, "un punto muy importante para crear empleo y crecimiento económico".

"Estamos esperando los primeros pasos de la nueva presidencia. Se abre un periodo de incógnitas respecto al nuevo presidente de Estados Unidos, pero hemos visto la primera reacción de manera positiva", ha apuntado Méndez de Vigo.

Ha dicho que la campaña presidencial estadounidense ha sido "dura" pero ha añadido que ahora hay que "cerrar las heridas" y buscar los mejores intereses de Estados Unidos.

La reunión ayer entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Donald Trump "va en la buena dirección", ha sostenido. "No hay vetos, no hay líneas rojas, la campaña ha pasado y ahora toca trabajar por el futuro", ha agregado el portavoz.

Preguntado si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido algún contacto con Trump, ha dicho que éste "todavía debe estar festejando su victoria".

Ha recordado que Rajoy asistirá el próximo viernes, día 18, en Berlín a una cumbre con Barack Obama y otros líderes europeos y que "tiempo habrá, cuatro años son muchos, para establecer contactos" con el nuevo presidente estadounidense.

Rajoy con los sindicatos, el 24

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunirá con los interlocutores sociales el próximo 24 de noviembre en el Palacio de la Moncloa para retomar el diálogo social, después de que la última reunión a este nivel fuera hace un año y se dedicara a analizar el desafío independentista de Cataluña.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha confirmado que Rajoy y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, se verán con los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, y con los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, dentro de dos semanas.

El encuentro ya fue avanzado por el propio Rajoy durante su debate de investidura, en el que aseguró que quería impulsar el diálogo social en temas como la creación de empleo, la implantación de la garantía juvenil o la sostenibilidad de las pensiones.

Encima de la mesa estará también la actualización del salario mínimo, según ha confirmado Méndez de Vigo a preguntas de los periodistas.

Patronal y sindicatos están inmersos en un proceso de negociación para pactar la subida salarial de 2017 que se dejó pendiente en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), aunque la parte sindical pretende extender las conversaciones a otras materias de negociación colectiva.

Entre ellas el salario mínimo, de forma que un acuerdo entre patronal y sindicatos en este sentido pueda influir sobre el Gobierno, que es quien tiene la potestad de revisar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que actualmente está en 655,20 euros mensuales en 14 pagas.

El último acuerdo pactado por el Gobierno con sindicatos y patronal fue el Programa de Activación para el Empleo, aprobado en 2014, que incluye una ayuda de 426 euros mensuales para desempleados de larga duración con cargas familiares.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es