13 de diciembre de 2019, 23:42:48
Nacional

APRUEBA QUE EL TECHO DE GASTO DE 2017 ASCIENDA A 118.337 MILLONES


El Gobierno prevé que la tasa de paro baje al 12,8% a finales de 2019

Efe

El Ejecutivo modifica el Impuesto de Sociedades y los Impuestos Especiales para recaudar 4.650 millones adicionales. El paro subió en noviembre en 24.841 personas.


El Gobierno prevé que la tasa de paro baje más de ocho puntos a finales de 2019 y se sitúe en el 12,8 %, y rebaja las actuales estimaciones hasta el 17,6 % y 15,6 % para 2017 y 2018. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes una actualización del cuadro macroeconómico que incluye la previsión de crecimiento económico del 3,2 % para este año y del 2,5 % para el que viene que ya avanzó el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos.

El Ejecutivo, sin embargo, prevé que el PIB crezca el 2,4 % en 2018 y en 2019, lo que supone una décima menos de las primeras cifras apuntadas. El Gobierno ha elevado el crecimiento económico y prevé casi dos millones de empleos más en cuatro años y mantiene su previsión de alcanzar los 20 millones de ocupados a final de la legislatura. Así, para este año estima que la tasa de paro sea del 19,6 %, una décima menos de la previsión inicial, mientras que para 2017 y 2018 rebaja sus estimaciones dos décimas.

De esta forma, la creación de empleo mantendrá un ritmo de crecimiento medio anual próximo al 3 % este año y en torno al 2,5 % en los tres siguientes, en términos de contabilidad nacional; es decir, en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Economía destaca que, tras la reforma laboral, la economía española ha reducido al 0,7 % el umbral de crecimiento económico necesario para la creación de empleo, por lo que la tasa de paro se reducirá de forma progresiva, unos dos puntos por año, hasta situarse en el 12,84 % de la población activa a finales de 2019, lo que supone volver a los niveles previos al periodo de recesión que comenzó en 2008.

El Ejecutivo considera que la economía española entrará en 2017 con una velocidad de crucero por encima del 3 % mientras que los dos años siguientes se estima que se mantendrá un ritmo de crecimiento del 2,4 %. De Guindos ha señalado, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros, que se trata de "cifras prudentes que contemplan una evolución moderada del consumo privado". Ha explicado que el patrón de crecimiento que se proyecta para el periodo 2016-2019 es más equilibrado entre demanda interna y externa. El perfil ligeramente descendente de la contribución de la demanda interna a partir de 2016 se produce en paralelo a una aportación positiva del sector exterior.

Dentro de la demanda interna, tanto el consumo como la inversión presentan un elevado dinamismo a lo largo del periodo, gracias a factores como el aumento de la renta disponible de las familias, la moderación de precios, la creación de empleo y la mejora de las condiciones de financiación.

El consumo privado se acelera en 2016 y se estabiliza en tasas más moderadas a partir del año siguiente. Así, aumentará el 2,7 % en 2017 y el 2,5 % en 2018, mientras la demanda nacional subirá el 2,4 % y el 2,3 %

La inversión se mantiene en tasas próximas al 3,5 % desde 2017. Tanto los bienes de equipo como la construcción contribuyen a esta buena evolución. Según el nuevo cuadro macroeconómico, tanto las exportaciones como las importaciones crecerán el próximo año el 5,9 %, mientras que en 2018 aumentarán el 5,7 % y el 5,8 %.

Techo de gasto

Por otra parte, el Gobierno ha aprobado el techo de gasto de 2017 que asciende a 118.337 millones de euros, que es la misma cifra de gasto con la que se liquidará el presupuesto del Estado para 2016. Montoro ha explicado que el techo de gasto de 2017 tiene la misma cuantía que estima el Ejecutivo que terminará el presupuesto del Estado de 2016 y que contempla la disminución de 5.000 millones de euros, debido al ahorro de los intereses de deuda y a las medidas que adoptó el Gobierno ante el desvío del déficit público de 2015.

El Ejecutivo también ha aprobado los objetivos de Estabilidad Presupuestaria y de Deuda Pública para 2017-2019 y ha repartido la meta de déficit público del 3,1% del PIB prevista para 2017 entre el 1,1% para el Estado, el 1,4% para la Seguridad Social, el 0,6% para las comunidades autónomas y el 0 % para los ayuntamientos. En cuanto a la deuda pública este año se situará en el 99,4% del PIB, en 2017 en el 99% y en el 2018 alcanzaría el 97,7%, para llegar al 95,4% en 2019.

Montoro ha señalado que el año 2017 será "muy exigente", pero ha valorado que la reducción del déficit y el crecimiento económico ayudarán sobre todo a reducir la deuda pública.

El reparto de los objetivos de déficit de este año, que se sitúa en el 4,6 % del PIB, quedará distribuida entre los siguientes objetivos: el 2,2 % para la Administración Central, el 1,7 % para la Seguridad Social, el 0,7 % para las comunidades autónomas y el 0 % para los ayuntamientos.

Impuesto de Sociedades

Igualmente, el Gobierno ha aprobado un real decreto ley de medidas fiscales por el que modifica el Impuesto de Sociedades y los Impuestos Especiales para recaudar 4.650 millones de euros adicionales. Montoro ha destacado que la mayor parte del incremento recaudatorio, 4.300 millones, corresponderá a cambios en el Impuestos de Sociedades, mientras que los 350 millones restantes provendrán de los Especiales.

Estos cambios fiscales forman parte de un plan para incrementar la recaudación tributaria en 7.500 millones de euros para cumplir los objetivos de déficit público.
El real decreto ley de medidas fiscales incluye los cambios en el impuesto de sociedades, dirigidos a acercar al tipo real el nominal -que se mantiene en el 25%- mediante la eliminación de una serie de deducciones.

Montoro ha calculado que con estas modificaciones la recaudación anual alcanzaría entre 25.000 y 26.000 millones de euros, "muy lejos" todavía de los 44.000 millones que se recaudaban en 2007 antes de la crisis.

En concreto, la normativa limitará la compensación de las bases imponibles negativas de periodos anteriores y la aplicación de deducciones para evitar la doble imposición internacional. Además, modificará la tributación de la regresión de pérdidas por deterioro de los valores representativos de participaciones en el capital y evitará las deducciones por transmisión de pérdidas derivadas de la transmisión de fondos propios de entidades residentes y no residentes.

En cuanto a los impuestos especiales, se modificará el que afecta a las labores de tabaco para "adecuar la tributación a la tributación que recomienda la Unión Europea" mediante el denominado sistema de doble mínimo, que evita la venta por debajo de un determinado precio.

Así, en ese impuesto se incrementa el componente específico con respecto al "ad valorem", en una cuantía del 2,5 % para los cigarrillos y el 6,8 % para la picadura de liar.

En cuanto al alcohol, el Gobierno ha incrementado un 5 % la fiscalidad de los productos intermedios y el alcohol tanto en la Península como en Canarias.

Además, Montoro ha anunciado que el Gobierno promueve un proyecto de ley sobre las bebidas carbonatadas y azucaradas, con el que espera recaudar 200 millones de euros el próximo año, medida que ha justificado como "instrumento de lucha contra la obesidad y todo lo que significan los problemas del exceso de azúcar".

El ministro ha anunciado su intención de poner en marcha "una reforma en el ámbito de la imposición medioambiental" a lo largo del próximo año, que no ha detallado, y ha anunciado que el Gobierno ha prorrogado la vigencia del impuesto sobre el patrimonio, que recaudan las comunidades autónomas.

Todas las medidas tributarias que contiene el decreto ley se debatirán en el pleno del Congreso del jueves 15 para que pueda entrar en vigor cuanto antes, ha dicho Montoro, al tiempo que ha negado que el Gobierno haya incumplido sus promesas electorales al modificar este gravamen y subir algunos impuestos especiales.

"¿Es que nos hemos comprometido a que las grandes empresas no acerquen sus tipos nominales a los reales en el Impuesto de Sociedades?", ha ironizado, tras insistir en que el Gobierno no ha tocado el IRPF ni determinados ámbitos del IVA, por lo que, según él, "no estamos incumpliendo ninguna promesa".

Montoro ha sido tajante al subrayar que queda mucha legislatura y que el Gobierno promoverá la reducción del IRPF como fue su primera promesa electoral.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es