19 de noviembre de 2019, 14:30:59
Mundo


La irresponsabilidad del gobierno de Maduro provoca la salida de Venezuela del Mercosur

EL IMPARCIAL

Comunicado del Grupo Ávila.


El 2 de diciembre los cancilleres del Mercado Común del Sur, estatutariamente facultados, notificaron al gobierno de Nicolás Maduro el cese del ejercicio de los derechos de Venezuela inherentes a su condición de Estado Parte del Mercosur.

El único responsable de esta lamentable decisión es el mal llamado gobierno bolivariano por sus erráticas e ideologizadas políticas y su irresponsable desdén, al no incorporar a la legislación interna en su debido momento, las normas adoptadas por el bloque regional, tal como fue el compromiso adquirido en el Protocolo de Adhesión.

La conducta autoritaria e inconstitucional del gobierno de Nicolás Maduro, más allá de estos incumplimientos de la normativa comercial, tampoco se ajusta a las disposiciones establecidas en los Protocolos de Ushuaia sobre Compromiso Democrático que exigen respeto por la democracia y los Derechos Humanos, como condición insoslayable para pertenecer al bloque y gozar de sus ventajas.

Por otra parte, su reiterada negativa a una solución pacífica, democrática, constitucional, y electoral a la grave crisis que vive el país, constituye una amenaza a la estabilidad política y social de la región.

Esta decisión no es contra Venezuela sino contra un gobierno que se conduce en el plano internacional de manera irresponsable afectando la credibilidad y prestigio del país.

Como consecuencia de esta medida, Venezuela queda suspendida del bloque de integración en tanto que miembro de pleno derecho, perdiendo así un conjunto de prerrogativas que afectan a nuestro país. Ya antes había sido rechazada de ejercer la Presidencia Pro tempore del Mercosur por las mismas razones que ahora llevan a su suspensión por tiempo indeterminado y a tener que renegociar un eventual reingreso.

Debe recordarse que el ingreso de Venezuela al Mercosur se hizo de manera apresurada, motivado por consideraciones fundamentalmente geopolíticas, que poco aportaban al interés nacional y al desarrollo integral de Venezuela. Fue además una decisión de espaldas al país, violentando el ordenamiento jurídico del bloque, atropellando los derechos de otro Estado miembro como Paraguay y valiéndose de las afinidades ideológicas que predominaban en ese momento.

Hoy el gobierno de Maduro está pagando el precio de esa irregular situación quedando fuera de los dos principales esquemas de integración regional: la Comunidad Andina de Naciones y el Mercado Común del Sur, acentuando de esta manera su aislamiento de la comunidad hemisférica y regional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es