22 de septiembre de 2021, 19:46:59
Editorial


Discurso en positivo del Rey



De entre los múltiples exegetas que surgen siempre tras el discurso de Navidad del Rey, será difícil encontrar en esta ocasión alguno que se le oponga frontalmente. Don Felipe lanzó ayer un mensaje sustancialmente positivo; en positivo, de hecho. En este sentido, dos fueron sus pilares argumentales: la familia y la unidad de España.

La crisis -de la que aún no se acaba de salir, pero cuya recuperación está ya más que consolidada- sacó a relucir la solidaridad de muchos españoles, con la familia como principal punto de inflexión. Jóvenes que han tenido que emigrar por no tener un futuro laboral aquí o abuelos que han tenido que estirar su pensión para ayudar a hijos y nietos han tenido un recuerdo implícito e importante en el discurso del Rey.

También la unidad de España, pero sin esquirlas, y en todos sus ámbitos. En lo político, donde el monarca pedía a las distintas formaciones redoblar los esfuerzos para instaurar un clima de diálogo permanente. En la administración, donde puso en valor el ejercicio de la función pública. Y en la iniciativa privada, donde la unión del trabajo de emprendedores y empresas debe seguir redundando en beneficio de todos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es