25 de septiembre de 2021, 15:28:50
Editorial


Ada Colau vuelve a insultar al Ejército



Una vez más, Ada Colau vuelve a dar muestras de su demagogia y sectarismo con el nuevo desplante a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el Salón de la Infancia de Barcelona. En cierto sentido, es lo que quiere la alcaldesa, que sigue a rajatabla el manual de la izquierda radical: crear polémica -y, en consecuencia, repercusión mediática- a cualquier precio, en especial si lo que se quiere es humillar a Ejército, Policía y Guardia Civil. Ya sucedió así el pasado mes de marzo, cuando la propia Colau dedicó una plaza al asesino de un policía.

Dicho manual no es exclusivo de Barcelona; también se aplica en los consistorios afines de Madrid y Valencia, en una suerte de carrera por ver quien lleva a cabo el mayor despropósito. En el caso de la capital catalana, los problemas reales siguen sin resolverse; de hecho, surgen otros nuevos. Sin embargo, las aspiraciones personales de la aclaldesa están por encima de otro tipo de consideraciones.

Es innecesario explicarle a Colau el papel del ejército; ella lo sabe perfectamente. También es consciente de que sólo en las Fuerzas Armadas muchos jóvenes consiguen hoy una formación académica y profesional a la que no podrían aspirar de otro modo. Además, las fuerzas armadas españolas están realizando numerosas misiones de apoyo y entrenamiento en el extranjero de una manera ejemplar. Porque el ejército también enseña lealtad, honor y responsabilidad, valores todos de los que andan escasos los flamantes consistorios en manos de la izquierda radical.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es