22 de mayo de 2019, 4:48:28
Mundo

RESUMEN DE LAS NOTICIAS INTERNACIONALES MÁS RELEVANTES DE 2016


Acaba el año en el que el mundo cedió al populismo

B.M.H.

Concluye un 2016 recordado por la victoria de Donald Trump y el triunfo del Brexit. Por Borja M. Herraiz


Si una palabra merece estar entre la lista de las más utilizadas de este casi finalizado en 2016 es populismo. Este término, que hace referencia al arte de hacer política para contentar al pueblo a base de propuestas de fácil aprobación ciudadana aunque cuestionable viabilidad política y práctica, ha cobrado especial fuerza a lo largo de estos doce meses gracias, entre otros motivos, por las victorias de Donald Trump y el Brexit.

Hace poco más de un mes, el multimillonario magnate inmobiliario se imponía contra todo pronóstico a su rival demócrata, Hillary Clinton, con una holgura impredecible. Trump, tras meses protagonizando una campaña muy hostil y de perfil bajo en lo que a discursos y propuestas se refiere, se proclamaba ganador y se convertirá este próximo mes de enero en el cuadragésimo segundo presidente de Estados Unidos.

Está por ver si el nuevo inquilino de la Casa Blanca cumplirá todas sus promesas de campaña, por muy controvertidas que éstas hayan sido. Levantar un muro entre México y EEUU a coste del contribuyente azteca, expulsar a millones de indocumentados, prohibir la entrada a los musulmanes al país o derogar el Obamacare son algunos de los planes que tiene en mente Trump, que por delante tiene otros retos como la situación en Siria, la compleja relación con la Unión Europea y Rusia o la enemistad que se está fraguando con China.

El otro gran frente populista de este 2016 ha sido Reino Unido. El pasado mes de junio se materializaba lo que llevaba muchos tiempos barruntándose: el Brexit. Millones de británicos decidieron con un 52 por ciento de votos a favor la salida de Reino Unido de la Unión Europea, siendo así el primer país miembro que activa la cláusula de desconexión.

A pesar del arrepentimiento de muchos votantes una vez conocieron las implicaciones de la decisión y que el referéndum ha llegado incluso a las mas altas instancias judiciales británicas, Theresa May, nueva primera ministra tras la dimisión de David Cameron al día siguiente de conocerse el Brexit, prevé acelerar la separación a lo largo del próximo 2017.

Precisamente Cameron fue uno de los afectados por el escándalo de la filtración de los papeles del bufete panameño Mossack Fonseca que salió a la luz en abril. Además del exprimer ministro británico, otras figuras de primer orden como Margaret Thatcher, Vladimir Putin o Mauricio Macri también se vieron salpicados por el caso, que denunciaba el desvío y ocultación de millones de dólares en paraísos fiscales.

Mal año para las mujeres de poder

Pero si ha habido una jefa de Gobierno para quien 2016 ha sido un año negro ha sido la brasileña Dilma Rousseff. Implicada en el proceso de corrupción de Petrobras junto a su antecesor, Lula da Silva, la ya expresidenta suramericana vivió un proceso de impeachment antes de ser destituida del cargo camino de los juzgados, donde la justicia brasileña deberá dirimir su grado de implicación en la trama de corrupción más grave en la historia del país.

Panorama similar vive su anterior colega, la argentina Cristina Fernández de Kirchner. La expresidenta ha visto cómo 2016 le ha traído dos procesos judiciales que aventuran una próxima visita al banquillo de los acusados: uno por presuntas irregularidades en contratos de venta de futuros de dólar en el Banco Central y el otro por concesiones ilícitas. En ambos casos Fernández de Kirchner se escuda en una venganza política de sus enemigos.

Siguiendo con mujeres que no han tenido un buen año es de mencionar a Christine Lagarde. La directora-gerente del Fondo Monetario Internacional fue declarada hace tan solo unos días culpable de "negligencia", pero dispensada de cumplir pena por la justicia gala, en un caso de su etapa de ministra de Economía de Francia. En cambio, el que sí ha tenido que pisar la cárcel ha sido Ehud Olmert, primer exjefe del Gobierno de Israel, condenado por corrupción.

El terrorismo también ha dejado su huella indeleble en este 2016 que concluye. Atentados en Niza (84 muertos), Bruselas (32), Munich (9), Berlín (12), Normandía (1), Estambul en dos ocasiones (89), Ankara (37) y Jordania (14) siguen recordando la amenaza que de diferentes grupos, especialmente de corte yihadista, suponen para la paz y la estabilidad en el mundo.

Pero el terrorismo no es sino una de las caras de la violencia sectaria que está teniendo lugar en Siria e Iraq, donde Estado Islámico sigue dominando amplias zonas de territorio ante el avance paulatino de las fuerzas rebeldes, kurdas, del Gobierno de Al Assad y del Ejército iraquí, apoyadas por la coalición internacional de EEUU y por Rusia.

Los islamistas radicales han visto cómo los bombardeos y sobre todo el apoyo de Rusia a Baschar Al Assad desde el aire les han hecho retroceder hasta el punto de tener que retirarse de algunos de sus bastiones clave como Mosul, Alepo, Faluya o Palmira. A lo largo de 2017 los combates prometen recrudecerse ante el sufrimiento de la población civil, atrapada en el fuego cruzado y sin posibilidad de poder escapar, pues los fugaces corredores humanitarios abiertos son atacados por todos los contendientes causando centenares de víctimas adicionales.

En este sentido, Naciones Unidas calcula que sólo en Siria habrían fallecido ya cerca de medio millón de personas, lo que convierte al conflicto en uno de los más trágicos del último siglo. Otro de los dramas ha sido el de los refugiados y desplazados por la guerra, que en masa han llegado a las fronteras de la Unión Europea. Bruselas, en una decisión muy polémica, firmó un acuerdo con las autoridades turcas para que estas acogieran a la riada de gente a cambio de ayudas económicas y comerciales.

Precisamente en consecuencia de Siria, en concreto del apoyo del Kremlin al régimen de Baschar al Assad, tuvo lugar el reciente asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, tiroteado a manos de un polícía mientras el diplomático asistía a una exposición. El episodio elevó la tensión entre Moscú y Ankara, que habían normalizado relaciones tan solo unos meses antes.

Sin perdón 71 años después

Y sin salir de Turquía, el país otomano fue protagonista de uno de los episodios más tensos de todo el año, cuando en la noche del viernes 15 de julio un grupo de militares fracasó en un intento de golpe de estado contra el presidente Recep Tayyip Erdogan que se saldó con casi 300 muertos. En venganza, el Gobierno inició una purga por la que encarceló o procesó a decenas de miles de funcionarios, militares, profesores y opositores.

En términos más amables, la Organización Mundial de la Salud daba en enero por erradicada la epidemia de ébola que durante dos años causó miles de víctimas mortales en África occidental. Sin embargo, no tardó mucho en levantarse otra alerta sanitaria mundial, cuando el zika, transmitido por la picadura de un mosquito, afectó a casi toda Centroamérica y obligó a reforzar los protocolos de seguridad en todo el mundo, en especisal con la celebración en Rio de Janeiro de los Juegos Olímpicos.

Otro de los grandes puntos de interés informativo a lo largo de este 2016 ha sido Cuba, y por dos razones. En primer lugar, por el deshielo de las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington que llevó a Barack Obama a visitar la isla caribeña el pasado mes de marzo. Un acercamiento que pudo ver todavía en vida Fidel Castro, pues el líder revolucionario falleció a los 90 años en noviembre tras más de medio siglo siendo el líder visible del país.

Obama, además, viajó este año a Hiroshima, primer presidente estadounidense en hacerlo desde la Segunda Guerra Mundial, para recordar a las víctimas de la bomba atómica lanzada en 1945. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, hizo lo propio en Pearl Harbour hace tan sólo unos días. Ninguno de los dos pidió perdón por sendos ataques.

Además, precisamente Estados Unidos ha sido, un año más, escenario de varios tiroteos multitudinarios. El más grave tuvo lugar en una discoteca gay de Orlando (Florida), en el que fallecieron 49 personas. Otras cinco personas perdieron la vida en un tiroteo ocurrido en un centro comercial de Burlington, en el estado de Washington.

Quizás la noticia más optimista del año ha venido desde Colombia, donde el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC firmaban un acuerdo definitivo de paz que fue aprobado y refrendado a la segunda, pues fue rechazado en primera instancia en votación popular, por las cámaras nacionales. Este pacto, que ponía fin a medio siglo de conflicto, le valió al presidente Santos el premio Nobel de la Paz.

Pero Colombia también fue escenario de la tragedia, pues hace unas semanas un avión con 77 pasajeros a bordo, entre ellos el equipo brasileño de fútbol del Chapecoense, se estrellaba contra una ladera cerca de Medellín debido a un error humano. Sobrevivieron seis personas.

De cara a 2017, en Francia están en la antesala de unas elecciones presidenciales claves de cara al futuro inmediato del país galo. En ellas no concurrirán ninguno de los dos últimos inquilinos del Elíseo, Nicolas Sarkozy y François Hollande, derrotado en primarias el primero y por renuncia el segundo. Manuel Valls, de parte de los socialistas, y François Fillon, en las filas conservadoras, intentarán plantarle cara a Marine Le Pen el próximo mes de abril.

El que tampoco seguirá el año que viene en su cargo será el italiano Matteo Renzi, que no pudo sacar su ambiciosa reforma constitucional a comienzos de este mes de diciembre y presentó su dimisión. Paolo Gentiloni fue quien recogió su testigo.

Por último, otras noticias que también tuvieron resonancia a lo largo del año fueron la legalización del matrimonio homosexual precisamente en Italia, la victoria de los reformistas de Hasan Rohaní y de Vladimir Putin en las legislativas iraníes y rusas, la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá y la ratificación por parte de China y Estados Unidos, los dos países más contaminantes del mundo, del acuerdo alcanzado en la cumbre del clima de París 2015 (COP21).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es