20 de octubre de 2019, 3:15:18
Nacional

SIN PRESENCIA INSTITUCIONAL EN LA CHARLA PROGRAMADA PARA LAS 19 HORAS


La UE deja solo a Puigdemont con su referéndum

Hayda Ramos

Los independentistas dicen que Bruselas les ha “contraprogramado”. Por H. Ramos


El jefe del Ejecutivo catalán, su vicepresidente y el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia catalán buscan calor comunitario, en forma de reconocimiento y apoyo, a la consulta soberanista que pretenden llevar a cabo en 2017 “con o sin aval del Estado”. Pero lo que se encontrarán será el vacío institucional de una Unión preocupada especialmente por el Brexit, el auge de la extrema derecha en varios países y la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Así las cosas, los tres representantes de la Generalidad intentarán recuperar el foco con una conferencia en la que explicarán los planes independentistas para este año. El acto, de carácter privado y no institucional, ha sido organizado por tres eurodiputados de Juntos por el Sí (Jordi Solé y Josep Maria Terricabras, de ERC; y Ramon Tremosa, del PDECat). Más allá de la charla, que se enmarca en una campaña que incluirá más actividades en el futuro, no hay programada ninguna reunión con ninguna autoridad comunitaria en este viaje.

No obstante, el Parlamento Europeo se ha querido desvincular de una convocatoria que además coincide, alrededor de las 19 horas de este martes, con la recepción de Año Nuevo que la institución organiza con los representantes de los cuerpos diplomáticos. Una cita oficial, tradicional y anual marcada en el calendario de 2017 desde hace unos dos meses aproximadamente: explicaciones desde Bruselas ante las insinuaciones de algunos independentistas que hablan de “contraprogramación”.


Críticas en España y desde Bruselas

En España, el acto ha sido fuertemente criticado. Desde el PP, Esteban González Pons ha apuntado que “cuando el presidente de la Generalidad visita Bruselas debería hacerlo de manera institucional”, y no de la “forma particular” en que lo hace este martes.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, estima que la conferencia de Puigdemont no tendrá “ninguna repercusión política”, ya que “lleva un año de presidente y no se ha visto con ningún primer ministro europeo”. Según ha trascendido, el portavoz popular en el Parlamento comunitario ha pedido a los suyos que no asistan al encuentro, un mensaje que ha soliviantado a los independentistas.

Mucho más críticos se han mostrado desde Ciudadanos. Su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, ha criticado el “ridículo” que hará el presidente de la Generalidad llevando su “propaganda” a Bruselas, una maniobra que, ha añadido, crea “conflictos” institucionales “a nivel internacional”, “mala imagen” y “líos”. Asimismo, el portavoz naranja ha denunciado que la “excursión” tiene un coste de “120.000 euros” financiado con recursos de “todos los catalanes”.

Desde el Gobierno se ha pronunciado el ministro de Asuntos Exteriores. De visita en Barcelona, Alfonso Dastis ha recordado que “en Europa se defiende la libertad de expresión”, por lo que, ha abundado, “es legítimo que cada uno defienda su visión política”. Asimismo, el jefe de la diplomacia española ha recordado “la idea de una Europa abierta e integradora”, al tiempo que ha defendido “la democracia y el Estado de Derecho”.

Por su parte, la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa (UPyD) acusa a Puigdemont de valerse de “mentiras” y “propaganda” para hablar en Bruselas de “un referéndum ilegal que no solo es malo para España, sino para toda la Unión Europea”. Según la también vicepresidenta del Grupo de la Alianza de Liberales y Socialdemócratas Europeos-ALDE, los representantes del Ejecutivo catalán “han mentido incluso sobre su propio currículum, han puesto que son ministros de un país que no existe. Es muy disparatado”.

La conferencia ha sido anunciada en periódicos europeos de la talla de Le Monde francés o Il Corriere della Sera italiano. La hoja de ruta que presentarán Puigdemont, Junqueras y Romeva incluye el próximo mes de septiembre como fecha tope para la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña “con o sin aval del Estado”. Con capacidad para 350 personas, la sala reservada por los eurodiputados de Juntos por el Sí es una de las de mayor aforo del Parlamento Europeo, que, a nivel institucional, se desmarca y cierra filas con el Gobierno central en defensa de la unidad de España.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es