22 de octubre de 2019, 21:19:13
Nacional

EN PLENA CARRERA POR LAS PRIMARIAS DE MAYO


Más dardos de Sánchez al PSOE

EL IMPARCIAL/Efe

Presume de "la candidatura de la militancia", no habla con Díaz y dice que se irá si no gana.


"Ninguna candidatura puede integrar al Partido Socialista como la puedo integrar yo, porque represento a buena parte de la militancia y represento también a buena parte de la dirigencia", afirma el ex secretario general en una entrevista concedida al diario 20 Minutos.

El ahora candidato a revalidar el puesto niega que haya percibido como una traición la decisión de Patxi López de concurrir a la Secretaría General del partido: "Para nada, yo en Patxi siempre he visto un compañero, una persona que me ha sido leal. Cuenta con mi respeto y mi cariño". Y del mismo modo afirma que respeta a cuantas candidaturas puedan sumarse, a quienes da la "bienvenida", y únicamente les pide que respeten también la suya.

No encuentra explicación al hecho de que la presidenta andaluza, Susana Díaz, no haya anunciado aún si se presenta ("Tendrá que explicarlo ella, no yo", apunta) y recuerda que él fue "leal" con la dirigente andaluza, con la que no habla desde el 1 de octubre; "¿Y ella con usted?", le pregunta el periodista, a lo que contesta "espero que sí".

En su entrevista, la primera que concede en más de tres meses, desde que el 30 de octubre contó en el programa Salvados que hubo empresarios y medios de comunicación que trabajaron para impedir un pacto de Gobierno entre PSOE y Podemos, habla de aquellas negociaciones para buscar apoyos a su investidura. "Probablemente donde fallamos todos fue en culminar esa negociación, en hacer un acuerdo a tres; yo pensaba que era posible, hoy se ha demostrado que era imposible", analiza.

También reconoce algunos errores en su gestión como secretario general socialista, como que "debía haber hablado más con los secretarios generales territoriales", si bien apunta que el mayor fue aceptar unas condiciones demasiado "estrictas" del Comité Federal para afrontar la negociación de un Gobierno de cambio.

"Yo pensaba que Podemos y Ciudadanos hubieran tenido más puntos en común", señala al respecto, y los "muchos puntos de unión" que él veía entre las "fuerzas del cambio" no cuajaron en un Gobierno.

Así las cosas, Sánchez reprocha a la gestora que haya facilitado el Gobierno al PP, especialmente por no haber sometido esta decisión a la militancia, y añade que también se ha equivocado la gestora al plantear casi nueve meses de proceso precongresual.

El exlíder socialista reconoce que ha estado tentado a dejar la política, explica que ahora vive de la compensación como exdiputado que le paga el Congreso y que dejará de percibir este mes, y planea vivir de sus ahorros hasta que se resuelva el congreso del partido. "Si yo no gano ese proceso, cuelgo las botas", concluye.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es