23 de agosto de 2019, 12:21:35
Economía

DEL SECTOR DEPENDE EL 20% DE LA RIQUEZA NACIONAL


La economía, en vilo ante el pulso de los estibadores al Gobierno

Luis Vera

El ministro de Fomento denuncia actos vandálicos y una huelga encubierta.


Este mismo martes está convocada la segunda reunión entre el Ministerio de Fomento y los representantes de las empresas dedicadas a la estiba, que parece abocada al fracaso en un contexto de creciente presión de los sindicatos de estibadores. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha acusado a los trabajadores del sector de mantener una huelga encubierta mientras se negocia un nuevo modelo para liberalizar el sector, en cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La productividad fijada por convenio se ha reducido entre un 85 y un 95% en el sector, y se han registrado varios actos vandálicos y de sabotaje, a la espera de que se oficialice la huelga la próxima semana en un pulso que para el Gobierno es muy difícil de mantener, ya que de este sector depende el 80% de las exportaciones que llegan a España y el 75% de las importaciones, lo que en buena medida supondría un varapalo para la riqueza nacional de un alcance todavía por determinar.

En total, el comercio vía transporte marítimo representa el 20% del Producto Interior Bruto, es decir, unos 200.000 millones de euros. El ministro de la Serna ha rehusado la palabra desabastecimiento en caso de que el conflicto se alargue, aunque sí ha reconocido que se causaría un grave perjuicio a la población y un daño a la economía.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea se emitió en diciembre de 2014, y se daba hasta febrero de 2015 de plazo al Gobierno español para aplicar las medidas necesarias para liberalizar el sector. La ministra de Fomento, Ana Pastor, tuvo sobre su mesa un borrador para aplicar lo que se pedía desde la Justicia europea pero, con la economía española creciendo por encima del 3%, el Ejecutivo no se atrevió a poner palos en las ruedas del crecimiento.

Ahora, el Gobierno se enfrenta a una sanción diaria de 134.000 euros si no cumple la sentencia. La Justicia Europea exige que el nuevo modelo de convenio de los estibadores garantice la contratación libre de trabajadores, frente al sistema actual, en el que los sindicatos tienen el control sobre la contratación, y, de facto, funcionan como una especie de gremio medieval en el que el trabajo pasa de padres a hijos. Además, fruto de las negociaciones en el momento en el que la estiba no estaba tan automatizada y el trabajo era peligroso y perjudicial de la salud, los salario de los estibadores oscilan entre los 60.000 y los 110.000 euros anuales.

Además, el conflicto amenaza con internacionalizarse: el International Dockworker Council, que representa a los trabajadores de la estiba de todo el mundo, ha convocado una reunión de urgencia de sus coordinadores de Europa, África, Costa Oeste de Norteamérica y Pacífico, Costa Este de Norteamérica, Oceanía y América Latina en la ciudad portuaria de Algeciras (Cádiz) el próximo 21 de febrero.

El Gobierno prevé aprobar este viernes la reforma en su reunión semanal, de modo que inicie su tramitación en el Parlamento. Para ello, deberá alcanzar un acuerdo con alguna otra fuerza parlamentaria, ya que gobierna en minoría.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es