5 de abril de 2020, 2:49:49
Mundo

HA SIDO RECIBIDO POR LOS REYES CON HONORES DE ESTADO


Macri pone fin a 4 años de frialdad entre España y Argentina

EL IMPARCIAL/Efe

Macri recibe la ovación del Congreso y el desplante de Podemos y ERC.


Felipe VI y la Reina Letizia han recibido este miércoles al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, en una solemne y vistosa ceremonia de bienvenida en el Palacio Real con la que se estrena el nuevo protocolo de recibimientos oficiales para visitas de Estado.

El tradicional escenario de los jardines del Palacio de El Pardo, residencia de los mandatarios extranjeros en sus visitas de Estado a España, ha sido sustituido esta mañana por el Patio o Plaza de la Armería del Palacio Real para una ceremonia en la que un amplio despliegue de la Guardia Real ha escoltado y rendido los máximos honores a Macri.

La visita de Estado del presidente de Argentina va a suponer el comienzo de una nueva etapa en la relación bilateral, después de cuatro años (2012-2015) en los que estuvo marcada por la frialdad entre los Gobiernos de Mariano Rajoy y Cristina Fernández.

Se trata de la primera visita de máximo nivel de un jefe de Estado argentino desde que Cristina Fernández estuviera en Madrid en febrero de 2009. Por aquel entonces, la amistad entre ambos países gozaba de buena salud por la afinidad ideológica con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La presidenta aseguró entonces que el vínculo estaba "en su punto óptimo" en "el 99 por ciento de los temas", aunque admitiendo la discordia que había en torno a la expropiación decretada en 2008 de Aerolíneas Argentinas, propiedad del grupo español Marsans.

El punto de inflexión llegaría con la llegada al poder de Rajoy, a finales de 2011, en paralelo al segundo mandato de Fernández en la Casa Rosada, a cuya toma de posesión asistió el entonces príncipe Felipe.

El detonante del deterioro de los lazos bilaterales fue la expropiación a Repsol de YPF, que pasó a manos del Estado argentino con el pretexto de declarar de "interés público nacional" el sector de hidrocarburos.

A pesar de la llamada del rey Juan Carlos a Fernández para interceder y del viaje a Buenos Aires del entonces ministro de Industria, José Manuel Soria, el Gobierno kirchnerista dictó la orden el 16 de abril de 2012, lo que provocó la reacción furibunda de España.

"Argentina se ha dado un tiro en el pie y lo que más me preocupa es que esto supone el corte, o por lo menos la desconfianza, en unas relaciones realmente fraternales durante muchísimo tiempo", advirtió el entonces ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

El Gobierno español anunció medidas "claras y contundentes" contra Argentina y convocó a su embajador en Madrid, Carlos Bettini, para mostrarle su malestar por una decisión que podía causar al país sudamericano "un perjuicio irreparable", según García-Margallo. La peor crisis diplomática en 30 años tuvo, entre otras consecuencias, la interrupción de las visitas de alto nivel.

Fernández no acudió a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz en octubre de 2012 -aunque lo achacó a motivos médicos, no al asunto de Repsol- y en su lugar envió a su vicepresidente, Amado Boudou.

La interlocución con Rajoy se limitó a algunos encuentros en las cumbres del G20 y de ámbito latinoamericano, puesto que la única ocasión en la que estuvo en Buenos Aires fue en septiembre de 2013 para asistir al anuncio de la sede olímpica de 2020, a la que aspiraba Madrid.

La falta de química y el distanciamiento entre los dos gobiernos también provocaron que la reunión bianual del Plan de Asociación Estratégica entre España y Argentina, firmado en junio de 2006, quedara empantanada, y está pendiente desde 2011.

El único gesto de distensión lo propició el acuerdo sellado a finales de 2013 sobre la compensación a Repsol por la expropiación de YPF, cifrada en unos 5.000 millones de dólares. La presidenta argentina llamó a Rajoy para agradecer las gestiones que facilitaron el trato, en el que también medió el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

La pérdida del control de Repsol sobre YPF causó que España pasara a ser el segundo inversor en Argentina, superado por Estados Unidos, aunque manteniendo un fuerte peso económico.

La llegada al poder de Macri a finales de 2015 generó la alegría del Gobierno de Rajoy, ansioso por "recuperar la normalidad" con Argentina y de que las relaciones pasen a ser "espectaculares", como deseó García-Margallo en Buenos Aires poco antes del relevo en la Casa Rosada.

Es la aspiración compartida del Gobierno argentino, en opinión del embajador en Madrid, Ramón Puerta, para el que "el enfriamiento ha concluido" y la visita de Macri "representa el final de esa etapa".

Ovación en el Congreso, protesta de Podemos

Por otra parte, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, dio la bienvenida a España a Macri con un discurso en el que destacó que constituciones como las de los dos países son "la expresión máxima de un acuerdo de convivencia".

En su discurso, el presidente de Argentina hizo un llamamiento en Madrid a los empresarios españoles para que "profundicen" su participación y lleven más empresas a su país, para poder "crecer, crear empleo de calidad y reducir la pobreza". Dijo que se abre una etapa que promete crecimientoy se mostró optimista: "Juntos encontraremos mejores oportunidades".

Macri afirmó que ambos países tienen "un rol protagónico" en las negociaciones entre Mercosur y la Unión Europea que se han retomado después de años de parálisis.

Fue entonces cuando el hemiciclo se puso en pie para aplaudir la intervención, a excepción de Unidos Podemos y ERC, que se quedaron de pie sin apludir en protesta por el encarcelamiento de una activista indígena. Además, la nueva portavoz parlamentaria de la formación morada, Irene Montero, lució una camiseta en la que pedía la liberación de esta activista, Sala Milagro.

Al respecto, el secretario de la Mesa de Unidos Podemos, Mauricio Expósito, entregó al presidente argentino una carta para insistir en la liberación.

"Lo que nos une es mucho más que un idioma, una cultura, unos vínculos familiares y una sólida identidad"

Don Felipe y Doña Letizia ofrecieron en el Palacio Real de Madrid una cena de gala en honor de Sus Excelencias el Presidente de la República Argentina y su esposa.

En su brindis, Su Majestad el Rey puso de relieve que "Argentina y España somos socios y amigos, compañeros y aliados en ámbitos tan amplios y decisivos como la solidaridad y estabilidad internacional, el multilateralismo y la apertura de nuestras sociedades y mercados". "España continuará abogando por estrechar nuestra cooperación bilateral en todos los ámbitos de nuestra relación en el marco de la asociación estratégica privilegiada existente entre nuestros dos países", añadió.

Don Felipe recordó que lo que nos une "es mucho más que un idioma, una cultura, unos vínculos familiares y una sólida identidad manifestada en todos los ámbitos imaginables. Compartimos un destino iberoamericano común y unos mismos principios y valores universales ─de búsqueda de la paz y la solidaridad y de respeto a los derechos de la persona─ que son una base formidable y duradera desde la que afrontar los desafíos globales del siglo XXI en el entorno internacional cada vez más incierto en que vivimos".

"Es más, en ambos países nuestras sociedades nos reclaman vivamente las cotas más altas de prosperidad económica y de justicia social. Y ello requiere respuestas efectivas que satisfagan con rigor las demandas de nuestros ciudadanos; respuestas que en última instancia trascienden la soberanía nacional y requieren de mayor cooperación y coordinación a nivel regional y global", continuó Su Majestad el Rey.

Don Felipe repasó además varios de los aspectos que unen a Argentina y España, como las grandes comunidades nacionales que emigraron en ambos sentidos y las "sólidas" relaciones económicas. En este sentido, destacó que "España sigue siendo el segundo mayor inversor en Argentina y unas 300 empresas españolas contribuyen en Argentina al desarrollo productivo, a crear empleos directos y muchos más indirectos, y a modernizar y a hacer más competitiva la economía en sectores estratégicos como las telecomunicaciones, la energía, las infraestructuras de transporte o la banca y los seguros, entre otros. Se trata de una presencia consolidada, con vocación de permanencia desde hace décadas, y comprometida con el servicio a los ciudadanos argentinos".

"Nuestras relaciones bilaterales siempre han logrado preservar, independientemente de los avatares coyunturales, una colaboración ágil, estrecha y eficaz en asuntos clave para ambos como son: la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el crimen organizado, la trata de personas y el lavado de activos, la cooperación científico-tecnológica y educativa, y tantos otros campos para el progreso de nuestras sociedades", subrayó Su Majestad el Rey.

Asimismo, celebró "la revitalización de nuestros contactos institucionales, con visitas de relieve a uno y otro lado del Atlántico", como las de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos a la ceremonia de Toma de Posesión del Presidente Macri y a la conmemoración del Bicentenario de la Declaración de Independencia, así como la presente Visita de Estado del Presidente Macri y la Primera Dama de Argentina, y la futura que Don Felipe espera realizar en devolución.

Antes de concluir brindando por Argentina y España, Su Majestad el Rey expresó su satisfacción porque "ambos países estemos decididos a aprovechar vuestra presencia aquí para reafirmar nuestra condición de estrechos aliados y socios de primer orden mediante la firma de un Plan de Acción para la profundización de nuestra Asociación Estratégica, así como de una serie de importantes acuerdos en el ámbito cultural, educativo y de cooperación al desarrollo".

El jueves, 23 de febrero, Sus Majestades los Reyes, junto al Presidente Macri y su esposa, inaugurarán la 36ª edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo – ARCOmadrid, en la que Argentina es el país invitado. Por la noche, en el Palacio Real de El Pardo, Sus Excelencias el Presidente de Argentina y la Sra. Juliana Awada ofrecerán una recepción en honor de Sus Majestades los Reyes.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es