21 de noviembre de 2019, 20:09:56
Cultura

CRÍTICA DE ARTE


El modernismo de Ramón Casas: retrato, mujer y desnudo

Elena Viñas

CaixaForum Madrid muestra hasta el 11 de junio 145 obras del artista catalán Ramón Casas.


Rusiñol, Sorolla, Toulouse-Lautrec, Picasso o Romero de Torres se encuentran entre los pintores que influyeron en la obra de Ramón Casas. Este año se cumple el 150 aniversario del nacimiento del artista catalán, motivo por el que CaixaForum Madrid acoge la exposición La modernidad anhelada dedicada a la obra de este representante del modernismo. Se trata de la muestra más completa de su trayectoria celebrada en la capital.

Son esas analogías a las obras de sus colegas de profesión la clave del recorrido propuesto porque permiten entender el grado de conexión que podía establecerse entre artistas contemporáneos. Lo demuestra la comparativa entre el retrato de Catalineta del pintor catalán y los retratos de los hijos de Sorolla pintados por el valenciano. Uno y otros comparten el interés por resaltar las posibilidades lumínicas del blanco.

Esa conexión también es posible percibirla en la obra reunida de Rusiñol, muy numerosa. Tanto que llega a ensombrecer al propio Casas. Los interiores, los retratos de personajes destacados de la cultura o las escenas ociosas en calles y cafés pintadas por el catalán dialogan con las creadas por quien está considerado uno de los paisajistas más importantes del arte español.

La huella de París

El recuerdo de la influencia artística que ejerció en la obra de Casas sus viajes a París, a donde llegó por primera vez a los 15 años, es otra de las claves de la muestra. Los característicos carteles de Toulouse-Lautrec sirvió de referencia al artista español para crear sus carteles castizos y populares con referencias a la mujer española o a las escenas de toros.

Junto al retrato, sin duda la mujer es otra de las protagonistas de su obra. Primero a través de una aproximación a la española ataviada con mantones floreados y, segundo, mediante el estudio del ideal de belleza femenino que, el artista explora a través del desnudo.

Pintar mujeres fue un motivo habitual en su trayectoria, en la que se decantó por pintar el perfil de la mujer sofisticada y coqueta sin sacrificar la sensualidad, como así demuestra en los dos retratos de Júlia Peraire, una vendedora de lotería 22 años más joven que se convirtió en una de sus modelos preferidas antes de convertirse en su mujer.

Lugar: CaixaForum Madrid

Fechas: del 8 de marzo al 11 de junio

Horarios: todos los días de 10:00 a 20:00 horas

Entrada: 4 euros

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es