15 de diciembre de 2019, 12:50:26
Nacional

TRAS LA SENTENCIA CONDENATORIA DEL TSJC


Mas no se arrepiente de nada

EL IMPARCIAL/Efe

"La ley no es igual para todos", ha manifestado el ex presidente de la Generalidad.


El expresidente catalán Artur Mas ha afirmado que recibe la sentencia condenatoria por el 9N con "plena serenidad y disconformidad", ha avanzado que la recurrirá hasta "las últimas instancias europeas" tras pasar por el Supremo, aunque "no se arrepiente de nada" y volvería a organizar el 9N.

Mas ha comparecido en rueda de prensa en la sede del PDeCAT junto con las otras dos condenadas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la exconsellera de Enseñanza Irene Rigau, el presidente catalán, Carles Puigdemont, y otros dirigentes del partido, todos ellos con una chapa en la solapa con el lema "Ho tornaria a fer" (Lo volvería a hacer).

El expresident Mas ha afirmado que en el Estado "se persigue y combate por tierra, mar y aire a la gente por sus ideas", y ha denunciado que "la ley no es igual para todos" porque, a su juicio, el Gobierno ha desobedecido sentencias del Tribunal Constitucional y no ha sido condenado.

Ortega ha confesado estar "indignada" con el fallo y la otra encausada, Rigau, ha decidido parafrasear un segmento del texto de la sentencia para ironizar y declarar que igual no eran "suficientemente inteligentes" para ocupar el cargo.

La ANC "no acepta"

Por su parte, la Asamblea Nacional Catalana "no acepta" la sentencia porque, dice, "inhabilita la democracia" en Cataluña: "La ANC no acepta la sentencia. La ANC no acepta una decisión judicial que pone en cuestión los cimientos del Estado de derecho y hace un llamamiento a la ciudadanía a prepararse para acompañar y defender nuestras instituciones legítimas en los meses clave desde hoy hasta el referéndum".

Además, acusa al TSJC de "seguir las directrices políticas de un Gobierno central antidemocrático". También de preferir "inhabilitar las urnas antes que hacer justicia".

"La sentencia no sólo inhabilita a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau, sino que inhabilita a los dos millones de ciudadanos que fueron a votar el 9 de noviembre de 2014", opina.

Otra entidad soberanista, Òmnium Cultural, advierte: "El Estado español inhabilita la democracia. Pero la voluntad del pueblo es clara: haremos el referéndum".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es