17 de octubre de 2019, 2:15:21
Cultura

ENTREVISTA AL DIRECTOR DE MAÑANA EMPIEZA TODO


Hugo Gélin: “Busqué transformar la historia original en algo más personal”

Javier Nuez

A sus 37 años, Hugo Gélin afronta con Mañana empieza todo su segundo largometraje como director. Con Omar Sy (Intocable, Chocolat), Clémence Poésy (Harry Potter, Escondidos en Brujas) ) y la debutante Gloria Colston como estrellas de la función, el realizador francés habla sobre la concepción de la película y cómo fue encontrar a una actriz que se acaba haciendo con las riendas de la película a sus 12 años de edad.


¿Cómo y por qué decide lanzarse a esta adaptación de la mexicana No se admiten devoluciones?

No fui yo el que lo decidió. Fueron los productores los que me hicieron leer el guión ya en francés de la película mexicana, que no había visto todavía, y me encantó la historia. Tenía muchas ganas de trabajar la adaptación francesa, por mí mismo y para lograr que fuera una película más personal. Por eso, tras mi escritura, se transformó en una adaptación más que un remake. La historia es la misma pero se han cambiado muchísimas cosas, sobre todo la caracterización de los personajes, el humor, el tono…

En la película, el personaje de Kristin (Clémence Poésy) reaparece ocho años después de abandonar a su bebé tratando de recuperar a su hija de todas las maneras posibles, algunas de ellas tan cuestionables que pueden llegar a hacer de ella un personaje odiable. Sin embargo, la actriz consigue mantenerse en la frontera. ¿Cómo logró llegar a ese punto? ¿Fue buscado?

Era muy complicado porque al personaje en la película original se le detesta. La hemos cambiado para tratar de comprenderla, quizá no disculparla, pero sí aceptarla. Era muy importante trabajar con Clémence para humanizarla lo más que se pudiera, con sus errores y defectos. Otro de los aspectos relevantes fue la mirada de Gloria. La niña la mira y está contenta de verla, no la juzga. Nosotros como adultos sí la juzgamos, pero ella no. Y es ese punto de vista el que cuenta. Así que estamos en una contradicción de emociones entre la alegría que tiene Gloria de encontrar su madre al mismo tiempo que nuestro juicio como adultos dice “oye, ¿te estás pasando, no?”. Eso es lo que encuentro interesante porque es contradictorio y, por lo tanto, es humano.

Gloria Colston, a sus 12 años y en la que es su primera película, hace un trabajo remarcable. ¿Cómo la descubrió?

Hice un casting y fue la primera que llamó. Fue una locura porque yo no pensaba que iba a encontrar alguien así. Buscaba una niña pequeña, mestiza, entre nueve y once años, que hablara perfectamente inglés y francés y que fuera buena actriz. Además al tener el papel protagonista junto a Omar Sy, requería también de un carisma para tratar de igualar el de él. Y fue increíble. A pesar de que este sea su primer papel en el cine, ella ya era una artista. Es cantante de rap y DJ. Ha estado sobre los escenarios y sabe su significado. Al final del rodaje le dije “ya está, ya eres actriz”. Había comprendido todo.

¿Fue fácil dirigirla?

No siempre. Había escenas en las que era más difícil. En unas era más fácil porque eran más naturales pero en otras era más complicado. Al fin y al cabo es un personaje, un papel, pero ella es tan inteligente, tan natural… Escuchaba mucho y aprendía cada día.

¿Y cómo fue trabajar con Omar Sy?

Realmente es un compañero de trabajo que ha compartido conmigo todo. Es extremadamente generoso y divertido, muy carismático. Pero a la vez también es frágil, con constantes cuestionamientos, dudas… que al final es lo que hacen de él un actor. Hemos trabajado juntos, en confianza. Se interesa por los demás papeles de la película, quiere que también sean divertidos y no es nada egoísta. Ha sido increíble trabajar con él.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es