21 de noviembre de 2019, 4:35:08
Mundo

GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA


Grupo Ávila: "El gobierno se orienta al aislamiento "

EL IMPARCIAL

Declaración tras la resolución del Consejo Permanente de la OEA.


A petición de las Delegaciones de Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos convocó a una sesión extraordinaria el pasado 28 de marzo, con el “propósito de considerar la situación en la República Bolivariana de Venezuela”.
Con relación a este encuentro, deseamos fijar posición ante la opinión pública nacional e internacional en los siguientes términos:
A pesar de los esfuerzos del gobierno de Venezuela por impedir la realización de esta reunión, la sesión fue convocada por los 18 países antes mencionados.

Luego de múltiples intentos de las delegaciones de Bolivia, Nicaragua y Venezuela por sabotear el inicio de la sesión, el orden del día fue aprobado por 20 votos a favor y el tema de la situación en Venezuela fue ampliamente discutido.

A lo largo del debate quedó en evidencia la preocupación de los países del hemisferio por la grave situación que se vive en Venezuela, especialmente en lo que se refiere a: la alteración del orden constitucional democrático; las violaciones a los derechos humanos; y la crisis humanitaria.

Contrariamente a la versión ampliamente difundida por el régimen, el orden del día de la reunión no contemplaba la suspensión de Venezuela de la organización.

Quedó igualmente clara la urgente necesidad de apoyar al gobierno de Venezuela para restituir el cauce democrático y la importancia de avanzar en cuatro aspectos fundamentales: el respeto a la Asamblea Nacional; el respeto a la Constitución; la definición del calendario electoral; la liberación de los presos políticos; y la superación de la crisis humanitaria de alimentos y medicamentos.

Conviene resaltar la propuesta presentada por la representación de Perú, de conformar un Grupo de Apoyo o de Amigos que pudiera contribuir efectiva y equilibradamente en la búsqueda de soluciones ante la grave situación que vivimos los venezolanos.

Frente a todo esto, el gobierno se atrinchera en la rigidez del principio de la soberanía absoluta, que representa el argumento fundamental de los gobiernos autoritarios, que no pueden tolerar su evolución y flexibilización. Desde esa perspectiva autoritaria se rechaza el carácter universal de los derechos humanos y los principios de las Cartas Democráticas, que juzgan no solo la legitimidad de origen, sino también la legitimidad de ejercicio.

Tras el muro de la soberanía absoluta, el gobierno bolivariano pretende eludir los compromisos que ha adquirido en el marco de la OEA, desconociendo en particular la Carta Democrática Interamericana, adoptada en el año 2001 y suscrita por Venezuela, obviando recordar además que el fallecido presidente Chávez solicitó su aplicación en el 2002, y que en esa oportunidad, tal acción no fue considerada como un intervencionismo contra la soberanía nacional.

Deploramos la actuación del Representante Alterno de Venezuela, quien ante la falta de argumentos a los planteamientos formulados por varias delegaciones, respondió con insultos, agresiones verbales y descalificaciones a varios gobiernos, a sus delegados, y al Secretario General. Con esa actitud, lejos de defender al gobierno, lo que hizo fue poner en evidencia el talante autoritario y anti democrático del régimen que representa.

Descaradamente manipuló el principio de no injerencia en los asuntos internos de las naciones, para eludir explicaciones en torno a los señalamientos sobre graves violaciones a los derechos humanos, la ruptura del orden constitucional y la crisis humanitaria, que tienen lugar en Venezuela.

La agresiva posición de la Canciller de Venezuela en la sesión del día anterior y la del representante venezolano hace pensar que el gobierno bolivariano no está dispuesto a aceptar ninguna de las alternativas que pueda presentar la OEA, pues considera que todas constituyen una intervención imperialista que violenta la soberanía nacional.

Pudiera interpretarse que el gobierno de Maduro se orienta al aislamiento frente al sistema interamericano, utilizando como bandera un doble discurso para promover su imagen de víctima.

Un incremento del aislamiento del gobierno bolivariano en el contexto internacional se presentaría en un momento crítico, habida cuenta de la grave crisis económica y financiera que enfrenta el país.

El Secretario General presentó un resumen del informe actualizado. En este segundo informe fueron claramente denunciados los temas de la democratización en Venezuela; las violaciones a la Constitución; la ruptura del orden constitucional y democrático; la ausencia de separación de poderes; la situación de los prisioneros políticos; y las violaciones a los derechos humanos.

Resaltamos la propuesta de varias delegaciones para que se haga un seguimiento sistemático de la situación en Venezuela.

Hacemos un llamado para que, en cumplimiento a los compromisos asumidos tanto en la Carta de la Organización como en la Carta Democrática Interamericana, en materia de preservación de la Democracia Representativa, se continúe evaluando la situación planteada en el informe del Secretario General.

Agradecemos a la comunidad internacional y al Secretario General Luis Almagro, por el apoyo ratificado a la lucha democrática en Venezuela.

Caracas, 29 de Marzo de 2017









El Grupo Ávila es una agrupación informal, compuesta por diplomáticos, analistas políticos, profesores universitarios e investigadores en las áreas de relaciones internacionales y las ciencias sociales, preocupados por el acontecer internacional y nacional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es