18 de septiembre de 2021, 0:47:32
Sociedad

PENA DE MUERTE


Segarra es condenado a muerte en Tailandia por asesinar a David Benat

EL IMPARCIAL

El móvil del tétrico homicidio entre españoles fue el robo, según el juez.


Artur Segarra ha sido declarado culpable del asesinto premeditado de David Bernat, hecho que conlleva pena de muerte en Tailandia. El Tribunal Penal de Bangkok argumentó la culpabilidad del español en la imputación de otros doce delitos que estarían motivdos por el robo del dinero de la víctima. "No voy a aceptar nada. Voy a ganar (la apelación) en la segunda o tercera instancia", declaraba al inicio de la sesión un condenado que manifestó esperar estar "en casa" a finales de 2017 o principios de 2018.

Segarra había denunciado la "corrupción" del juez y del proceso que le ha terminado por condenar a la pena capital. Es más, llegó a proclamar que aceptó la autoría crimen debido a las coacciones policiales qe presuntamente le aplicaron mientras estaba recluido en la cárcel Bangkok Remand. Ahora, el condenado será trasladado a la temible prisión de Bang Kwang, conocido como el "Bangkok Hilton" en referencia sarcástica a as duras condiciones que presenta a los 430 presos que se encuentran en el corredor de la muerte.

Jassada Piyasuwanvanit es el abogado de oficio que defendió al acusado durante los últimos tres meses. "Es una sentencia justa ya que las evidencias apuntaban en esa dirección", aclaró al término del juicio. El condenado puede ahora recurrir en futuras apelaciones o recibir alguna amnistía por parte de la Casa Real. Incluso una petición de clemencia podría rebajarle la pena a la de cadena perpetua. Pero, es que, amén de la pena de muerte, al español se le impusieron condenas por robo, secuestro o extorsión y la obligación de devolver los 20.000 euros que robó a su víctima.

Según la reconstrucción oficial de los hechos, Bernat quedó con Segarra el 19 de enero de 2016 en la capital tailandesa y, horas después de aterrizar, fue secuestrado en el apartamento del condenado. El asesinato se habría ejecutado el día 26 y aquella misma noche el matador se condujo en su moto hacia el río que cruza la urbe portando un paquete en el que se sospecha que viajaba el cadáver descuartizado de la víctima.

El 30 de enero la Policía localizó restos mortales del español y recuperaron varios trozos del cuerpo bajo el agua del río Chao Phraya. El 5 de febrero Segarra fue designado como el principal sospechoso y huyó a Camboya tras ser reconocido en un restaurante. Dos días más tarrde fue detenido. Las pesquisas han corroborado que la sangre encontrada en el apartamento de Segarra y en una sierra eléctrica corresponde con el ADN de Bernat. Así pues, el catalán afronta un futuro muy oscuro (a pesar de su visible tranquilidad) en un país que ejecutó a un convicto por última vez en 2009.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es