6 de diciembre de 2019, 22:49:10
Sociedad


El Papa pide ante líderes musulmanes un "no" a la violencia en nombre de Dios

EL IMPARCIAL/Efe

Francisco envía en El Cairo un mensaje de reconciliación entre las religiones.


El Papa ha pedido ante líderes musulmanes reunidos en Egipto un "no fuerte y claro" a toda violencia que se comete en nombre de Dios. Además, Francisco ha alertado contra la "instrumentalización" de la religión por parte del poder. Hay que recordar que hace 20 días dos ataques contra la comunidad cristiana copta en el norte del país costaron la vida a 46 personasmuertos. Los atentados fueron reivindicados por Daesh.

El Pontífice ha llegado a Egipto para una visita de dos días en la que participará en una conferencia internacional para la paz con líderes musulmanes con el fin de enviar un mensaje de reconciliación entre las religiones.

Este viernes, en esta conferencia, Francisco fue contundente: "Repitamos un 'no' fuerte y claro a cualquier forma de violencia, venganza y odio cometidos en nombre de la religión o en nombre de Dios. Solo la paz es santa y no se puede perpetrar ninguna violencia en nombre de Dios porque profanaría su nombre".

Señaló también que los responsables religiosos están llamados a "desenmascarar la violencia que se traviste de presunta sacralidad. Es imprescindible excluir cualquier posición absoluta que justifique formas de violencia. La violencia, de hecho, es la negación de toda religiosidad auténtica".

Francisco dijo a los "responsables religiosos" que, como tales, tienen que "denunciar las violaciones contra la dignidad humana y contra los derechos humanos" y están obligados a descubrir "los intentos de justificar cualquier forma de odio en nombre de la religión y condenarlos como falsificaciones idólatras de Dios".

Religión y poder político

Por otra parte, el Papa aludió también al peligro que puede suponer la cercanía entre religión y poder político: "Existe el riesgo de que la religión quede absorbida por la gestión de los asuntos temporales y sea tentada por la seducción de los poderes mundanos que en realidad la instrumentalizan".

Más mensajes del Pontífice fueron: llamamiento en contra del comercio de armas, prevenir los conflictos y construir la paz eliminando las situaciones de "pobreza y explotación, donde más fácilmente actúan los extremismos, y bloquear los flujos de dinero y de armas hacia quienes fomentan la violencia".

Afirmó que sólo con el diálogo se fomenta la "civilización del encuentro contra lo incívico del enfrentamiento".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es