19 de junio de 2021, 1:11:50
Economía

EL COSTA PARA LAS ARCAS DEL ESTADO SERÁ DE 97 MILLONES DE EUROS AL AÑO


El Gobierno mantendrá Castor en "hibernación" ante el riesgo de nuevos seísmos

EL IMPARCIAL/Efe

Un estudio encargado al MIT concluye que no se debe reanudar la actividad en la planta.


El Gobierno ha decidido no reabrir el amacén de gas Castor, situado frente a las costas de Vinaroz (Castellón), al considerar que implica un riesgo elevado de nuevos seísmos ni tampoco lo desmantelará, por lo que la planta quedará en estado de hibernación.

Las conclusiones se han tomado después de que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital recibiera el estudio encargado al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde se refleja que la inyección de gas en el almacén subterráneo causó los seísmos de septiembre de 2013. "La inyección de gas desencadenó sismicidad en fallas del yacimiento y en segmentos próximos del sistema de la falla de Amposta", señala el informe, que además advierte de que una reanudación de las actividades supondría un "riesgo elevado" de nuevos terremotos que podrían llegar a alcanzar los 6,8 grados de intensidad en la escala Richter.

"Evidentemente, hay una relación entre Castor y los terremotos. Se hizo bien cortando de raíz la inyección de gas y parando el uso de la instalación", ha subrayado el ministro de Energía, Álvaro Nadal, en los pasillos del Congreso. Además, el estudio deja claro que es "extremadamente complicado" definir los límites de una operativa segura y fiable.

Navia ha indicado que el posible desmantelamiento del almacén no era objeto del informe, una opción que se analizará a partir de ahora teniendo en cuenta su impacto sobre la seguridad y su coste económico. Nadal ha avanzado que el Gobierno no desmantelará por ahora el almacén, construido en un antiguo yacimiento petrolífero, porque la situación en la zona es "estable" y los expertos consideran que sacar el gas conllevaría un alto riesgo.

El Gobierno ordenó detener la inyección de gas tras los seísmos y en octubre de 2014 encargó a Enagás, el gestor técnico del sistema gasista, la hibernación de las instalaciones, que se terminó en marzo del año pasado.

El secretario de Estado de Energía ha cifrado en 15,7 millones de euros el coste de mantener hibernado el almacén. El coste del proyecto supera los 95 millones al año, puesto que hay que sumar 80 millones anuales por el pago de la indemnización a la concesionaria, Escal UGS, que construyó el almacén.

Escal UGS, controlada por la constructora ACS, renunció a la concesión en julio de 2014 y recibió una indemnización de 1.350 millones de euros.

El informe, que ha costado 600.000 euros y en el que han trabajado durante dieciocho meses siete profesores del MIT y de la Universidad de Harvard, ha analizado las fallas de la región para determinar cuáles son geológicamente activas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es