26 de agosto de 2019, 6:38:24
Deportes

MOTOCICLISMO


GP de Francia. Viñales gana un vibrante mano a mano a Rossi

EL IMPARCIAL

El español afianza su liderato tras caer el italiano en las últimas vueltas.


El Mundial de MotoGp ha alzado, finalmente, su temperatura. El equipo Yamaha, dominador de lo que va de temporada, ya ha de apagar su primer incendio. Le Mans fue testigo del primer cara a cara por la victoria entre Maverick Viñales y Valentino Rossi. El combate, que terminó con resultado muy favorable para el español, concluyó con un duelo a cara de perro en el que los huesos del gigante italiano acabaron por el suelo. Tras ese lance, Zarco y Dani Pedrosa completaron el podio de la volcánica carrera francesa.

Viñales afianzó su liderato general al alcanzar los 85 puntos, 17 por encima de Pedrosa, que asciende al segundo puesto después de protagonizar este domingo una remontada sobresaliente, ya que el piloto de Honda partía de la decimotercera plaza. La caída dejó a Rossi en la estacada, con cero puntos que añadir a su bagaje. De esta manera dolorosa se cortó su regularidad mostrada. Una inercia que le hacía anhelar la consecución del campeonato que se le escapó en 2015.

La carrera arrancó ofreciendo el espectáculo prometido. Lo hizo al galope de Johann Zarco. El piloto local adelantó a Maverick en la primera curva y trató de escaparse, imponiendo un ritmo desenfrenado. Su salida astuta sólo fue comparable con la de Pedrosa, que acabó la primera vuelta en la séptima plaza mientras que Bautista quedó apeado de la competición. Zarco se disparaba sobre sus neumáticos blandos, marcando vueltas rápidas y manteniendo en distancia al grupeto conformado por Viñales, Rossi y Marc Márquez.

El evento avanzaba con el francés puntero dando el máximo de su conducción, pero los campeones del mundo que le seguían la estela iban a aguantar el reto y a contemporizar, aguardando el hueco y el tempo para atacar y dar la estocada certera al improvisado líder. Sólo medio segundo era la brecha del cabeza de gran premio con respecto a sus perseguidores y, al tiempo que Barberá se retiraba por problemas mecánicos en su Ducati, Marc Márquez reclamó los focos al firmar el mejor registro. Supo reaccionar Viñales cuando la fuga fue neutralizada superando a Zarco ante la amenaza sobrevenida de Márquez.

Maverick sumó otra vuelta rápida en el séptimo giro. Más atrás, Lorenzo efectuaba su remontada particular tras salir desde la sexta línea. Pasó del puesto 16 al noveno en ocho vueltas. Entonces, ya atisbaba el rebufo de Jack Miller. Y en la cima de la carrera ninguno de los púgiles tiró con suficiente pericia como para volver a escaparse, generando una compresión tensa de la que se aprovecharían Pedrosa, Dovizioso y Crutchlow. El español se pondría en la cuarta plaza e iría recortando distancia con los líderes hasta aprovechar un error en la trazada de Rossi para añadirse a la batalla por el título.

Márquez y el italiano se enzarzaron en un vaivén delicioso que se estiraría hasta la decimoséptima vuelta. En ese giro las Yamaha se dispararon y Márquez perdió la verticalidad al forzar demasiado para equilibrar la diferencia de potencia entre su Honda y los rivales. El vigente campeón volvería a no puntuar, tras la caída sufrida en Argentina. Y Pedrosa quedó en solitario ante el trío del fabricante oponente. Lorenzo, por su parte, pasó a ocupar la séptima plaza en otra maniobra excelsa de pilotaje aunque alejada de la gloria.

El desenlace de la carrera asistiría al dictado del ritmo de un Viñales excelso, otra vez, en la gestión de la ventaja y la presión. Firmó otra vuelta rápida en la vuelta 21, un ejercicio extraordinario que le estableció un colchón suficiente para subirse a lo alto del podio por tercera vez este curso. Rossi reaccionaría desembarazándose de Zarco y abandonándose a una persecución agónica que sólo tenía cinco vueltas de margen. Y en plena ignición del transalpino se rompería el motor de Aleix Espargaró. Il Dottore se exprimiría, firmando una vuelta rápida hasta llegar a la sombra del español.

Y se desataría un mano a mano postrero e incierto. Rossi adelantó por primera vez a Maverick a tres vueltas de meta, pero el catalán aguantaría la responsabilidad y no aflojaría para domar la afrenta sufrida. Congeló su impotencia de verse segundo tras liderar casi toda la carrera y haber firmado la pole, y fue capaz de esperar y amortizar el fallo del italiano. Con Viñales encarrilando un nuevo triunfo, Rossi lo intentó en el único hueco que le quedaba, la variante de entrada a meta, pero su intento le llevó al asfalto. Maverick ganaría, Zarco sería segundo y Pedrosa tercero. Lorenzo concluiría en una meritoria sexta plaza, Tito Rabat fue undécimo y Pol Espargaró, duodécimo.

Por último, en Moto2 Franco Morbidelli consolidó su liderato con una victoria convincente que dejó a Francesco Bagnaia y a Thomas Luthi como secundarios. Y en Moto3 el protagonista volvió a ser el español Joan Mir, que selló su tercer triunfo de 2017 para dispararse en lo alto de la general de la categoría. Esta vez fueron segundo y tercero el nacional Arón Canet y el italiano Fabio di Giannantonio.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es