22 de noviembre de 2019, 6:17:28
Mundo

ESTADOS UNIDOS


Trump se plantea vender la mitad de las reservas de petróleo de EEUU

EL IMPARCIAL

Rusia interfirió "descaradamente" en las elecciones de 2016.


Ese es el punto estrella y más polémico de la propuesta presupuestaria que el equipo de Donald Trump ha elaborado. Vender casi la mitad de la Reserva Estratégica de Petróleo del país. Además, el planteamiento apunta a abrir a la explotación petrolera el Refugio Nacional del Ártico, en Alaska. Ambas medidas, trascendentales, están dirigidas a granjearse un aumento de los ingresos fiscales, ha explicitado Mick Mulvaney, director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca.

"Creemos que es lo responsable que hay que hacer (...) El riesgo se reduce drásticamente cuando hemos incrementado la producción como lo hemos hecho", ha analizado Mulvaney tras destacar el fuerte incremento de la producción nacional con motivo de la técnica de fracturación hidráulica. El caso es que este punto, defendido como un acercamiento a la independencia energética, contempla que las ventas de la Reserva Estratégica de Petróleo, que en el presente alberga 688 millones de barriles y tras la medida quedaría con apenas 270 millones barriles, comenzarían este año. Y lo harían por valor de 500 millones de dólares, alcanzando un total de 16.000 millones en la próxima década, según cálculos del equipo de la Casa Blanca.

La Reserva Estratégica de Petróleo fue establecida como almacén de emergencia durante la crisis energética de 1975. Entonces, el embargo de la venta de petróleo ejecutada por los países árabes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a un grupo de países, entre los que se encontraba Estados Unidos, puso en alerta a la nación norteamericana. Es por eso que la medida ha generado una notable polémica.

"Dada la trayectoria a largo plazo de producción de energía y capacidad de transporte, una Reserva Estratégica de Petróleo más pequeña se proyecta que sea capaz de continuar con nuestras obligaciones internacionales y necesidades de emergencia", explica el texto de Trump.

En otro epígrafe figura la segunda parte del plan, que ha provocado la crítica ácida de los sectores con mayor sensibilidad ecologista. El plan gubernamental propone aumentar los ingresos nacionales por la vía del otorgamiento de licencias para la explotación petrolera del Refugio Nacional de Vida Salvaje del Ártico, en Alaska. Se trata de un área medioambiental protegida. Pero se calcula que alberga 12.000 millones de barriles de crudo. La apertura de este nicho mercantil aseguraría 1.800 millones de dólares adicionales.

El problema es que esta segunda parte del plan conlleva unos costes operativos muy altos, ya que está encuadrado en un entorno remoto y con condiciones meteorológicas radicales.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es