17 de julio de 2019, 3:24:07
Cultura

DEL 8 AL 27 DE JUNIO


El "Eje Viena-Moscú" cierra la temporada del Auditorio Nacional de Música

Alicia Huerta


Vuelve el ciclo Contrapunto de Verano al Auditorio Nacional de Música de Madrid para cerrar la temporada del Centro Nacional de Difusión Musical. En esta ocasión, la serie se extenderá durante todo el mes de junio con seis conciertos en la Sala de Cámara. Con el título "Eje Viena-Moscú", las seis citas presentarán tres mundos y tres momentos de la historia de la cultura ejemplificados por Franz Joseph Haydn, Ludwig van Beethoven y Dmitri Shostakóvich, a los que se sumarán obras de Madner y Schnittke. Los tres primeros conciertos, los días 8, 13 y 15 de junio, corren cargo del joven cuarteto venezolano Simón Bolívar. Creado dentro de la Fundación Musical Simón Bolívar, el Cuarteto está compuesto por los principales músicos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y ha trabajado con destacadas personalidades musicales como Gustavo Dudamel, Claudio Abbado y Sir Simon Rattle. Una de las metas del mismo es el desarrollo de una red de cuartetos de cuerda en Venezuela y el resto de Sudamérica, con el objetivo de extender la música de cámara entre los jóvenes y niños de Latinoamérica.

La segunda parte del ciclo, con conciertos los días 19, 21 y 27, estará interpretada por el veterano Cuarteto Borodin, acompañado por la pianista Elisabeth Leonskaja. El Cuarteto Borodin se formó en 1945 por cuatro estudiantes del Conservatorio de Moscú, con el nombre de Moscow Philharmonic Quartet, que diez años más tarde cambió por el de Borodin, convirtiéndose en uno de los pocos conjuntos de cámara consolidados desde entonces. Los actuales miembros del Cuarteto Borodin son Ruben Aharonian, Sergei Lomovsky, Igor Naidin y Vladimir Balshin y, además de recitales, a menudo participan en proyectos de música de cámara. En su trayectoria profesional han colaborado con Sviatoslav Richter, Yuri Bashmet, Michael Collins, Mario Brunello, Elisabeth Leonskaja, Christoph Eschenbach, Boris Berezovsky, Denis Matsuev y Nikolai Luganski.

Por su parte, Elisabeth Leonskaja forma parte de las pianistas más célebres de nuestro tiempo. Sigue los pasos de los grandes músicos rusos de la época soviética, como David Oistrakh, Sviatoslav Richter y Emil Gilels, que nunca renunciaron a su manera de interpretar la música, a pesar del difícil contexto político. Nacida en Tbilisi, Georgia, en una familia rusa, fue una niña prodigio y ofreció sus primeros conciertos a los 11 años. Su desarrollo musical fue moldeado e influenciado en forma decisiva por su colaboración profesional con Svjatoslav Richter. En 1978 Elisabeth Leonskaja se marchó de la Unión Soviética para crear su nuevo hogar en Viena, donde ya había actuado varias veces. Ha aparecido como solista con prácticamente todas las orquestas más importantes del mundo, como Filarmónica de Nueva York, Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, Orquesta de Cleveland, Philharmonia Orchestra, London Symphony Orchestra y Orquesta Filarmónica de Berlín, entre otras, bajo la dirección de maestros como Sir Colin Davis, Kurt Sanderling, Maris Jansons, Yuri Temirkanov o Iván Fischer.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es