17 de noviembre de 2019, 21:43:09
Los Lunes de El Imparcial

RELATOS


Joyce Carol Oates: El señor de las muñecas y otros cuentos de terror


Traducción de Laura Vidal. Alba. Barcelona, 2017. 296 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 9, 99 €. Recopilación de seis magníficos relatos de la candidata al Premio Nobel, en los que el terror presenta sus muchos rostros. La escritora norteamericana nos sumerge en los recodos de lo más oscuro de la mente humana. Por Paulo García Conde


Desde hace ya tiempo (tanto que resulta complicado hablar de fechas) existe algo que podría catalogarse de “debate”: si el relato es un género menor o no. Utilizando como vara de medir, por supuesto, la novela. Unas voces defienden la complejidad de desplegar una historia, una idea a lo largo de cientos de páginas; un trabajo exigente en cuanto a estructura y desarrollo de personajes. Otras, lo mismo pero a la inversa: la suma dificultad de concentrar en unas pocas líneas, en unas pocas páginas la narración de una idea que merece ser contada.

El de Joyce Carol Oates es un nombre que acostumbra a sonar con cierta fuerza cada vez que la proclama de un nuevo Premio Nobel de Literatura se avecina. Su bibliografía la hace destacar, en primer lugar, como una autora prolífica y arriesgada, tanto por la variedad de géneros que domina como por la heterogeneidad de los temas que trata. Nada parece resistírsele: novela, relatos, poesía, teatro, ensayo… Esta vez, la editorial Alba ha apostado por publicar una pequeña antología de cuentos de su autoría pertenecientes, a priori, a un mismo género: el terror.

Lo primero que podemos comprobar, sin embargo (incluso con echar un somero vistazo a la contraportada), es que para la autora estadounidense el terror es una categoría que adopta muchas formas. Desde el miedo puramente visceral hasta el suspense más intenso tienen cabida en sus relatos. “El señor de las muñecas”, historia que encabeza la presente selección, aborda desde una voz en primera persona la (en apariencia) inocente obsesión de un joven por coleccionar muñecas ajenas. En ella sobresaldrán algunos ingredientes que se repetirán en los cuentos que la suceden como, por ejemplo, el juego con un concepto muy empleado en este tipo de narrativa: el del “no todo es lo que parece”. De igual manera, el relato que lleva por título “Soldado” vuelve a recurrir a un narrador interno poco fiable, que intentará (no siempre con igual acierto y esfuerzo) defender su inocencia respecto a un crimen racista del que se le acusa.

La tercera de las historias, “Accidente por arma de fuego. Una investigación” resulta una de las más atractivas por la originalidad de la voz concebida para abordar unos hechos que tuvieron lugar muchos años antes del presente desde el que se narra. Hanna es ahora una mujer incapaz de olvidar un oscuro acontecimiento del pasado al que decide hacer frente; sin embargo, su mirada adulta se conjuga con habilidad con la de la niña que fue cuando ocurrió todo. En “Ecuatorial”, por el contrario, nos encontramos con una propuesta distinta: un narrador en tercera persona relata la experiencia de un matrimonio de viaje por las islas Galápagos. La voz, sin embargo, se apoya en la figura de la mujer, cuya singular personalidad provocará que el lector dude acerca de la fiabilidad de su juicio, así como de la honestidad de sus pensamientos. Aunque ello implique también albergar dudas respecto al marido.

Los dos últimos cuentos son “Mamaíta” y “Misterios S. A.”. En el primero, la protagonista es Violet, una niña desatendida, con dificultad para hacer amistades. Aunque la propuesta pueda resultar de entrada bastante simple, Carol Oates consigue mantener la tensión en el relato al dar profundidad a una cuestión tan sugerente como lo es el “¿qué es mejor y qué es peor?”. En el último, Charles Brockden es el pseudónimo que el narrador utiliza para enmascarar su identidad, con el objetivo de engañar y deshacerse del propietario de una librería antigua (que lleva el nombre del relato) para así poder adquirir el ansiado establecimiento. Pero, a pesar de sus meticulosos planes, es posible que no todo termine saliendo tal y como se hubiese podido imaginar.

Estas seis historias, que pueden ser consideradas como relatos largos o incluso novelas cortas, suponen un ejercicio de indagación por aquellos recodos más oscuros de la mente humana. Una mente que no solo es propensa a engañar a terceros en su propio beneficio, sino capaz de traicionarse a sí misma. Un ingrediente que Joyce Carol Oates utiliza con acierto y mucho pulso, a través de una prosa tan sencilla en su forma como compleja en su fondo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es