15 de octubre de 2019, 18:20:03
Deportes

FASE DE GRUPOS: NUEVA ZELANDA 0 PORTUGAL 4


Copa Confederaciones. Ronaldo y Portugal devoran a Nueva Zelanda y acaban líderes | 0-4

Diego García

Los lusos son semifinalistas tras su mejor partido. Por Diego García


El estadio primordial de San Petersburgo acogía este sábado la última jornada de la primera fase de la Copa Confederaciones en el grupo A, el de Rusia. Portugal y Nueva Zelanda se enfrentaban en un duelo en el que los campeones de Europa se dispusieron a ganar la primera plaza de cara a las semifinales -si bien poco importa este matiz si se ha de elegir como rival a Chile o Alemania- y, sobre todo, a adquirir un espaldarazo de confianza con respecto a los precedentes de este mismo campeonato. Su victoria ante los anfitriones, discreta, y el alocado empate cedido ante México dejó un ramillete de dudas del que los lusos debían deshacerse antes de encarar al campeón del Mundial 2014 o de las últimas dos Copas América en la fase eliminatoria.

Por eso Fernando Santos apostó por su disposición más creativa, relegando el físico a la presencia imperial en el centro del ancla del Oporto Danilo. A su lado surtirían de fluidez al juego Joao Moutinho y Bernardo Silva, los peones básicos del Mónaco semifinalista de Liga de Campeones. Por delante mantenían su titularidad Quaresma y André Silva, con Ronaldo como referencia absoluta. Los carrileros Semedo y Eliseu haría en resto en un libreto que esperaba poseer la pelota y dictar el ritmo para convertir el devenir en ujn chaparrón de opciones de remate sobre la meta oceánica.

Pero los Kiwi tenían otros planes. A pesar de construir un muro con tres zagueros, gozarían de los 20 primeros minutos de protagonismo: su presión adelantada e intensidad nubló el plan ibérico y uniformó el envite como una guerra de guerrillas en la medular, en la que la pelota yacía ingobernable y el frenesí ganado por el seleccionador Anthony Hudson les proporcionaba transiciones que ponían a prueba el compromiso y la consistencia de los portugueses. Aún así, los neozelandeses no conseguirían conectar al pichichi de la Segunda División inglesa, Wood, con asiduidad. Sólo en el sexto minuto lograría el ariete incomodar a Rui Patricio.

La energética y valiente puesta en escena del conjunto más débil técnicamente, con las línreas adelantadas, sorprendió a los favoritos, que estrenarían su casillero de intentos en el minuto 19, con un testarazo tímido y sin trascendencia de André Silva. Sólo la falta de tino en los metros finales alejaba la recogida del fruto merecido a Nueva Zelanda. Y ese epígrafe, el más importante, sería el que empezaría a cambiar la dirección del viento.

Despertó Ronaldo en el minuto 20 y hasta el 25 de juego concetaría dos cabezazos venenosos que acomplejaron al rival. El primero, picado y centrado, fue detenido por Marinovic, mientras que el segundo hizo restallar el travesaño. El aviso era ya palpable y, aunque Portugal no lucía una posesión engrasada, pues perdía la batalla por el control del centro del campo y no localizaba rutas de acceso a la red de ayudas de la muralla oceánica, el centro lateral hacia la estrella sirvió como puente hacia un estadio superior.

Y es que los lusos atravesaron el minuto 30 con el timón claro del partido. Entonces, con Bernardo Silva derribando líneas y Moutinho en la mediapunta, ambos cerebros llevaron al galope a una selección que disparó su rendimiento hasta desbordar el denodado achique contrincante. Un agarrón flagrante de dos defensores a Danilo dentro del área ofreció a Ronaldo la opción de abrir el marcador y el madridista no desaprovechó el lance para seguir acumulando estadística (75 goles con su país). Transformó la pena máxima y añadió decibelios al mejor tramo de juego luso en mucho tiempo.

Los desmarques de Eliseu y Semedo a la espalda de la arrinconada zaga serían puñales. Hudson quiso añadir más resistencia de inmediato, dando entrada a Tuiloma por Mcglinchey, pero antes de que el cambio se asentara en al dinámica, el ex lateral del Málaga desbordó hasta línea de fondo y centró para que Bernardo Silva sentenciara con el 0-2 -minuto 36-. La explosión de fútbol ofensivo de Portugal rompió el duelo y, para su desgracia, dejó lesionado al flamante fichaje del City de Guardiola, que sería sustituido en el descanso por Pizzi. Antes de ese intermedio, Semedo chutaría sin puntería y confirmaría el monopolio total anhelado por Santos.

La reanudación arrancó condicionada por el descenso de revoluciones del equipo en ventaja. Los ganadores de Francia 2016 entregaron metros y la pelota para acometer un ahorro de esfuerzos que sembró la respuesta de una Nueva Zelanda que inauguró la relación de tiros a puerta en el minuto 58, cuando Wood remató en el segundo poste un centro peligrosos que finalmente sería conjugado entre Rui Patricio y Bruno Alves. En un paisaje caratcerizado por la bajada del ritmo y la reducción de llegadas, sólo una patada incomprensible de Pepe, que le sacó de las semfinales por acumulación de tarjetas, había destacado.

Otro chispazo de Ronaldo, de nuevo escurridizo entre los tres zagueros que le marcaban, valió a los portugueses para recobrar su amenaza. El delantero se topó con Marinovic en el tercer cabezazo que enchufa en el combate, pero sus compañeros retomaron, poco a poco, la pulsión competitiva. La relajación les había sacado de eje hasta casi llevarles a ceder un gol ante el conjunto más débil del campeonato -y complicarse la primera plaza del grupo, con México ganando a Rusia y a un gol de esa posición puntera-. Corroboró la renovada actitud Portugal con un remate de André Silva que Marinovic salvó ante la desorientación del zaguero correspondiente -minuto 65-.

Hudson sacó a otro atacante, Barbarouses, en busca del gol de la honra. Aunque la trayectoria que dibujaba el partido le era adversa se guardaba la contra como argucia. Y, a continuación, Santos decidió reservar a Cristiano Ronaldo, ovacionado, para dar la alternativa a Nani. El delantero se sentó en el minuto 67 y Nueva Zelanda golpeó con el recién entrado en un centro tenso que remató a las manos de Rui Patricio. Pero los aliados del Balón de Oro no iban a desplomarse sin su jefe de la manada y Nani tuvo el 0-3 con una volea que Marinovic sacó en escorzo.

Quaresma tomó el relevo del mandato de Cristiano, con sus centros de exterior y desbordes paradigmáticos y, como en el primer tiempo, los lusos aceleraron en el cierre del periodo. Ajustaron su concentración y redujeron al impronta Kiwi al mínimo. Smeltz también participaría del duelo, en otro movimiento ofensivo de su técnico -deshaciendo la zaga de tres centrales-. La gallardía de los oceánicos no quedó en entredicho, pues no saldrían de la pelea a pesar de verse en inferioridad, y Wood todavía dispondría de Arsenal para examinar a Rui Patricio desde media distancia y desde el área pequeña -a bocajarro-. Pero Nani y Eliseu pudieron abrir más la brecha antes de que André Silva recalcara su clase con un cambio de ritmo y cañonazo cruzado a la red -minuto 80-. El extremo del Besiktas robó muy arriba la pelota y dejó al nuevo delantero del Milan el espacio para redondear la goleada.

La calidad definió el enfrentamiento y la clasificación rutilante de Portugal hacia la empresa de alimentar este único ciclo glorioso de su historia con otro trofeo se constató sin rebate. La inclusión de Gelson Martins por Quaresma -también ovacionado- añadió más mordiente y vértigo a una selección hambrienta por sacar el mayor jugo a su catarsis en territorio ruso. Y Nani no se marcharía sin su muesca: bicicleta eléctrica y zurdazo rasante angulado en el descuento. Victoria redonda y objetivo cumplido, con nota, para los de Santos. La campeona de Oceanía se despidió sin un punto.

Ficha técnica:

4 - Portugal: Rui Patrício; Eliseu, Pepe, Alves, Semedo; Danilo, Moutinho, Bernardo Silva (Pizzi, min.46); Quaresma (Martins, min.83), André Silva y Cristiano Ronaldo (Nani, min.68).

0 - Nueva Zelanda: Marinovich; Doyle, Boxall, Durante (Smeltz, min.74), Ingham, Thomas; McGlinchey (Tuiloma, min.37), Rojas, Smith; Lewis (Barbarouses, min.65) y Wood.

Goles: 1-0, min.33: Cristiano (Penalti). 2-0, min.37: Bernardo Silva. 3-0, min.83: André Silva. 4-0, min.91: Nani.

Árbitro: Mark Geiger (USA). Amonestó a Semedo, Lewis, Ingham y Pepe.

Incidencias: partido correspondiente a la primera fase de la Copa Confederaciones disputado en el estadio San Petersburgo ante unos 56.300 espectadores (dos tercios del aforo).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es