13 de junio de 2021, 14:09:09
Deportes

FÓRMULA UNO


GP Azerbaiyán. Ricciardo reina en el caos de Baku, con Alonso noveno

EL IMPARCIAL

Vettel llegó delante de Hamilton, fuera del podio, mientras que Sainz acabó octavo.


El Gran Premio de Azerbaiyán confirmó que su trazado es más que una ratonera. El circuito urbano, comparado con Mónaco, resultó este domingo un desafío para los pilotos que se enfrentaron a sus callejuelas y curvas sin escapatorias. La multitud de toques entre los monoplazas y los límites de la pista generó varios parones y una bandera roja que terminó por disparatar el orden de los nombres en el podio. Así, en esa guerra de guerrillas, salió triunfador Daniel Ricciardo y los españoles, pues Alonso, que salió desde la cola, terminó octavo y Sainz, que empezó decimoquinto, concluyó en la séptima plaza.

Resultaba complicado atisbar un final como el que aconteció en Baku. Con Hamilton en la pole y Vettel en la segunda fila, por detrás de los grandes taponadores Bottas y Raikkonen, era de esperar una salida fulgurante del británico que reforzara las sensaciones de remontada que Mercedes viene ofreciendo en detrimento de Ferrari en las últimas semanas. Sin embargo, el alemán terminaría por delante del inglés. Y ambos quedarían fuera del podio.

Cuatro entradas del coche de seguridad y una bandera roja para limpiar el circuito de los trozos de monoplaza desprendidos de los numerosos incidentes registrados fue el saldo final de una carrera alocada y caótica. No obstante, el accidente del Toro Rosso de Daniil Kvyat -que obligó a la organización a sacar su coche de la pista- no resultaría el brete más complicado. Y acto y seguido el safety car volvería a entrar en escena para limpiar una piezas caídas del Ferrari de Raikkonen.

Con el coche de seguridad conduciendo un pelotón liderado por Hamilton arribó el momento clave: Vettel golpeó al británico por detrás, juesto antes de ser atacado por Felipe Massa, Sergio Pérez y Esteban Ocon cuando la carrera hubo sido reanudada. Estos dos últimos, Force India, se golpearían esputaqndo nuevos trozos a la pista. El resultado fue la aplicación de una badera roja, a falta de 29 vueltas, para recuperar la limpieza necesaria en el asfalto.

Como resultado, la prueba se reanudó con el grupo unido. Hamilton lideraba por delante Vettel y de Massa. Fernando Alonso y Carlos Sainz, en ese punto, circulaban en los escaños octavo y noveno. Pero el inglés hubo de entrar al box para cambiar el reposacabezas tras el intencionado golpe propinado por un Vettel que recibió una penalización de Stop & Go de 10 segundos. Ambos quedarían fuera de la pelea por el triunfo pero el teutón defendería su liderato, pues llegaría en la cuarta plaza, por delante de Hamilton, quinto. Así, el Mundial sigue dominado por el líder de Ferrari, que contra todo pronóstico amplió su distancia otros 14 puntos -153 frente a 139-.

Finalmente, Daniel Ricciardo se manejo con astucia para solventar, límpico, la batalla entre los gallos, y lanzarse hacia su primer triunfo del curso. El piloto de 28 años ganó en la capital azerbaiyana su quinto gran premio, por delante de un Valtteri Bottas que arrebató la segunda plaza a Lance Stroll -su primer podio en la categoría reina- en los últimos giros. Ese fue el podio de un evento intenso, incomprensible y que alteró el orden de fuerzas para vanagloria del aficionado.

De ese escenario se beneficiarían un Carlos Sainz pletórico, que condujo su monoplaza hasta la octava plaza, y un Fernando Alonso que al fin completó una carrera en 2017, y lo hizo en la novena plaza, su primera puntuación de la temporada. La relación de pilotos en los puntos se completaría con Ocon, Magnussen y Wehrlein. Las averías de Massa, Raikkonen, Pérez y Verstappen y el accidente sufrido por Hulkemberg facilitaron la llegada a la orilla, finalmente, de los dos representantes españoles.

"Salir desde el puesto decimonoveno en un circuito en el que somos lo menos competitivos posible, y aún así lograr nuestros primeros puntos del campeonato es algo irreal, una sorpresa absoluta", manifestó Alonso al término del envite. El asturiano no escatimó para ofrecer su diagnóstico del día: "La oportunidad se nos presentó por los numerosos abandonos e incidentes. "Sebastian (Vettel) ha sido sancionado, Kimi (Raikkonen) ha abandonado (momentáneamente) y los dos Force India se han tocado, así que nos hemos encontrado en una buena posición automáticamente. Aun así, creo que podríamos haber luchado por el podio hoy y quizás hasta por la victoria. Íbamos por detrás de Daniel Ricciardo durante el primer periodo de safety car; luego Lewis (Hamilton) ha tenido un problema con su reposacabezas y ha tenido que entrar a boxes".

Carlos Sainz, por su parte, compartió su satisfacción ante el resultado obtenido: "El principio ya fue complicado, porque al llegar a la primera curva vi a Daniil (Kvyat),volviendo a la pista y tuve que reaccionar con rapidez para evitar que chocáramos, algo que hubiera sido un desastre para el equipo". "Hice un trompo, pero fue un sacrificio que debí hacer. A partir de ahí, mantuve la calma, fui muy paciente; y remontamos desde el último puesto hasta el octavo sin hacer ningún error" expuso para confesar que "debo admitir que fue complicado mantenerse centrado con tantas cosas sucediendo: safety cars, la bandera roja... y puedo decir que, al final, estoy satisfecho con el resultado de hoy".

Lewis Hamilton también argumentó su apreciación sobre el golpe que sufrió por parte de Vettel, sin ahorrar en acidez: "Todo el mundo vio claramente lo que sucedió. Todos los chicos jóvenes se fijan en nosotros, como campeones que somos; y somos un ejemplo para ellos. Y no creo que éste sea el comportamiento que se espera de un múltiple campeón". "Personalmente, quiero hablar en la pista y ganar este campeonato de buen modo. Mucha más después de este fin de semana. Y creo que podemos lograrlo", zanjó un piloto que partió desde a primera plaza y vio cómo su plan se esfumó.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es