23 de agosto de 2019, 9:20:07
Sociedad

INVESTIGACIÓN DEL CNIO


Logran visualizar las metástasis del melanoma antes de que ocurran

EL IMPARCIAL

Ratones bioluminiscentes permiten visualizar cómo los melanomas actúan a distancia antes de disgregarse.


Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han identificado una nueva diana farmacológica para tratar el melanoma y han logrado visualizar las metástasis antes de que ocurran.

"En el melanoma cutáneo, el cáncer de piel más agresivo, es importante la detección precoz: con poco más de un milímetro de grosor el tumor puede empezar a diseminarse, enviando sus células a colonizar otros órganos", explica el CNIO, que indica que, pese a que se ha mejorado mucho en el tratamiento, "la mortalidad sigue siendo muy elevada".

Los resultados del trabajo, en el que ha participado un equipo internacional liderado por la investigadora Marisol Soengas, directora del grupo de melanoma en el CNIO, tienen relevancia doble. Lo explica Soengas: "Hemos podido descubrir mecanismos desconocidos del desarrollo del melanoma, e identificar nuevos marcadores de metástasis que hemos validado en muestras de pacientes, y que podrían abrir nuevas vías para tratamientos farmacológicos”.

Los investigadores han creado modelos de ratón en los que se puede ver sin operación quirúrgica ni intervenciones adicionales cómo el melanoma actúa en todo el organismo, desde antes incluso de que ocurran las metástasis. Según David Olmeda, primer autor del trabajo, “una de las grandes complicaciones en el seguimiento de los melanomas ha sido precisamente la falta de sensibilidad de las técnicas habituales”.

El trabajo que ahora se publica en Nature detalla cómo los investigadores han detectado los mecanismos que los melanomas activan muy tempranamente para crear sus propias autovías de diseminación, en parte a través de los vasos linfáticos. "Se sospechaba hace ya tiempo que los melanomas, antes de diseminarse, preparan el terreno en los órganos que van a colonizar. Se creía que este proceso ocurría primero activando la vasculatura linfática en el tumor y luego en ganglios linfáticos adyacentes, los ganglios centinela, para posteriormente llegar a órganos distantes", cuenta el CNIO, que añade que, sin embargo, "eliminar los ganglios centinela no impide las metástasis en otros órganos, lo que indica que algo no encaja en ese modelo".

El equipo investigador ha realizado un mapa completo de todas las proteínas que secretan tanto los melanomas agresivos como los que no lo son. ”Encontramos muchas proteínas que se secretan específicamente por melanomas que actúan a distancia, pero en este trabajo nos enfocamos en una en particular, MIDKINE, por su novedad y potencial como diana terapéutica”, explica Olmeda.

De nuevo recurriendo a los ratones, el grupo de melanoma del CNIO ha demostrado que MIDKINE tiene un papel esencial en la metástasis, hasta el punto de que su activación determina la capacidad del tumor para diseminarse por el organismo. Además, ha descrito toda una cadena de señales que median este proceso.

Además, cuando MIDKINE se inhibe, la metástasis también se bloquea, según han podido comprobar en modelos animales. “Con MIDKINE hemos encontrado una posible estrategia contra la que desarrollar fármacos”, señala Soengas. “MIDKINE no es la única diana, por supuesto, pero como el melanoma es el cáncer con el mayor número de mutaciones descritas, encontrar una proteína que pueda servir para bloquear la metástasis es un paso importante”.

Los investigadores predicen que el hallazgo de MIDKINE es solo el principio. “Estas técnicas de visualización de metástasis abren nuevas vías de investigación a nuevos mecanismos tumorales y a otros estudios preclínicos”, dicen Soengas, Ortega y Olmeda, “y tienen una enorme utilidad para la investigación porque pueden adaptarse a distintos tipos de cáncer, no solo al melanoma”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es