14 de octubre de 2019, 5:15:41
Deportes

COPA CONFEDERACIONES: CHILE 0 (3) PORTUGAL 0 (0)


Ni los palos ni un penalti no pitado impiden que Chile elimine a Ronaldo | 0-0

M. Jones

El delantero madridista no llegó a tirar su penalti ante la exhibición de Bravo en al tanda.


Chile es la selección más experta en la suerte de los penaltis que se conoce. Esa afirmación ha tomado altura este miércoles, después de que el campoeón de América derrotara al ganador de la Eurocopa 2016 por la vía de los lanzamientos desde los once metros (tras arrebatara Argentina en esa disciplina las últimas dos Copa América). De este modo, con Bravo como estrella ante el desacierto total de Portugal -falló sus tres tiros-, La Roja accede a la final de la Copa Confederaciones y aguarda a Alemania o México.

Los pupilos de Pizzi buscaron más la posesión, la iniciativa y la creación de peligro que su táctico rival. Los lusos, por su parte, implementaron una presión que complicó a los americanos en buena parte del duelo. Sin embargo, la soga estrategica defensiva preparada por Fernando Santos no conseguiría evitar el mandato de una selección que salió con Fuenzalidaen el banquillo y el Tucu Hernández como pareja del sobresaliente Chelo Díaz.

Comenzó el envite sorprendentemente abierto a las llegadas a portería. Aunque no tardaría en descubrir su carácter denso, trabado. Presa de los entrenadores. Santos apostó por el talento de Bernardo Silva y lo concetó a Ronaldo y a André Gomes, pero su planteamiento preponderaba lo físico y el robo elevado más que la elaboración pausada. Así, los doles delanteros ibéricos probarían a Bravo de inicio, en una salida fulgurante de Portugal. Pero sería Chile la primera en golpear: un pase entre líneas de Alexcis dejó a Vargas en mano a mano con el meta rival. Rui Patricio salvó a los suyos en el mano a mano prematuro -minuto 6-.

Sin embargo, Portugal reaccionó en base a su pulsión competitiva y una contra al galope de Ronaldo fue traducida por el delantero del Madrid en una asistencia que ofreció al goleador recién fichado por el Milan el 0-1. Andre Silva fallaría, con todo a favor, y Bravo empezaría a labrar la reputación trascendental que le depararía la eliminatoria.

La ráfaga de avisos atacantes dio paso, al fin al guión esperado: Chile trataba de jugar y Portugal de destruir. Y se les dio mejor a los segundos el cumplimiento de su propósito, aunque los americanos lograrían colocar en la testa de Aranguiz dos centros de factura peligrosa. Ronaldo estaba bien vigilado y sólo pudo antes del descanso trazar transiciones carentes de remate.

La inercia de monólogo rojo de la posesión se agudizaría en la reanudación. Las huestes europeas se replegaban y cedían metros, adoptando el modelo de achique y salida que tantos frutos les ha granjeado. Pero Vidal llamaría a la pierta de Rui Patricio con celeridad y Vargas volvería a disponer de una ocasión clara. En el 56, el delantero que juega en México cazó una volea sensacional que taponó el meta luso con un vuelo reseñable.

Ronaldo volvió a asomar de inmediato, en otro contragolpe que le condujo hasta Bravo. Portugal evidenció su oficio, en un plan calcado al que le llevó a la gloria el pasado verano, pero le faltó acierto en la combinación y el pase previo al último tercio de cancha. De ello se aprovecharía una selección americana que no llegaría a soltarse y arriesgarlo todo a la ofensiva porque está acostumbrada a sufrir cuando pierde el cuero.

Vidal, Alexis y Ronaldo se repartirían las escasas ocasiones que ambos escuadrones se concederían hasta el pitido final. La aparición del cansancio como condicionante absoluto terminó por replegar la ambición de los contencientes. Santos preparó a los suyos para la prórroga al quitar juventud -Andre y Bernardo Silva salieron y entraron Nani y Quaresma, hecho que restó posesión a los suyos- mientras que Pizzi dio entrada a Rodríguez por el vaciado Vargas y en busca del gol.

Todo condujo, finalmente, a un tiempo extra en el que Chile fue el único que se prestó a la conquista de la victoria. Alexis, a centro de Isla, lamió la madera con un cabezazo imperial. Esa sería la única llegada clara hasta que en el segundo acto de la prórroga aconteció la explosión de fútbol chilena -familiar-. La entrada del Gato Silva en el verde revolucionó la dinámica y Fonte le derribó en el área en una pena máxima no señalada. Además, Vidal y Rodríguez se estrellarían en el poste y el larguero. Pero Bravo reclamaría el triunfo de su vestuario, merecido, en uan tanda postrera en la que detuvo los tres lanzamientos lusos. Esta vez le salió cruz a Ronaldo y compañía.


Ficha técnica:

0 (3) - Chile: Bravo; Isla (Fuenzalida, min.120), Jara, Medel, Beausejour; Díaz, Hernández (Francisco Silva, min), Aránguiz, Arturo Vidal; Vargas (Martín Rodríguez, min.85) y Alexis Sánchez.

0 (0) - Portugal: Rui Patricio; Eliseu, Alves, Fonte, Cedric; Carvalho, Adrien Silva (Moutinho, min.102), Andre Gomes (Martins, min.115), Bernardo Silva (Quaresma, min.83); Cristiano Ronaldo y André Silva (Nani, min.76).

Goles: Tanda de penaltis: 1-0, Arturo Vidal; 1-0, Quaresma (falló); 2-0, Aránguiz; 2-0, Moutinho (falló). 3-0, Alexis Sánchez. 3-0, Nani (falló).

Árbitro: Alireza Faghani (IRI). Amonestó a Carvalho, André Silva, Pablo Hernández, Fonte, Alves y Cedric.

Incidencias: partido correspondiente a las semifinales de la Copa Confederaciones disputado en el estadio Kazán Arena ante 41.855 espectadores (casi lleno).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es