10 de diciembre de 2019, 7:39:26
Deportes

NBA


Ibaka responde con dureza a los que dudan sobre su edad: "No nací en la selva"

EL IMPARCIAL

El jugador español y nacido en el Congo ha mostrado su enfado ante los rumores publicados en Estados Unidos.


Serge Ibaka es un orgullo para su país de origen. Además, hace no demasiado tiempo publicó un documental en el que mostró al mundo la realidad y belleza del Congo. A pesar de competir internacionalmente con la camiseta española, el potente jugador nunca ha maquillado el orgullo que siente por sus raíces. Es por ello que le ha sentado muy mal el racimo de rumores que se han desarrollado en las fronteras de la NBA sobre su edad.

Esas habladurías trataban de generar desconfianza sobre la edad de Ibaka justo en el proceso en el que ala-pivot está en el mercado. Afirmar que quizá tenga más años de lo que dice su identificación, amén de constituir un golpe bajo en lo que a su valor en la lonja de traspasos se refiere, es una afrenta de tipo racista hacia su persona, familia y país. O así lo ha entendido él, que es apodado como Air Congo.

Así, este domingo ha publicado una dura carta contra esos argumentos, horas antes de ser renovado por Toronto con un jugoso contrato de tres años y 65 millones de dólares. El texto, muy comentado y reproducido en las redes sociales, se dirige a los rumores que han herido al jugador que llegó a la liga estadounidense en 2008 y ha jugado, con éxito defensivo, en los Thunder (donde lucho por en anillo con Kevin Durant y Russell Westbrook), los Magic y los Raptors. Y dice lo siguiente:

"Estoy orgulloso de dónde provengo y de mi herencia. Y también me siento muy orgulloso de todo el trabajo duro que he hecho para llegar donde estoy ahora mismo como jugador de baloncesto.

Estoy muy decepcionado con la pequeña parte de la sociedad que extiende rumores y crea noticias basadas en estereotipos y sin ninguna prueba. Me siento triste porque hasta hoy sigan existiendo prejuicios basados en el origen y, como africanos, a veces tenemos que decir basta.

Nací en la capital de la República del Congo, Brazzaville. Una ciudad con una población mayor de un millón de personas. Una ciudad con hospitales, un registro civil y una administración. Nací en una familia cariñosa, llena de amor y unida. No nací en la jungla.

Se que vivimos en el mundo de las noticias rápidas, en el que los rumores mandan, pero creo que los medios de comunicación deberían tomarse su responsabilidad en serio sobre cosas importantes que pueden hacer daño a la gente. Se quién soy y de dónde provengo y lo sabe también la gente que realmente me conoce.

Me siento triste porque mucha gente habrá leído el rumor y se habrá hecho una conclusión falta que puede quedar para siempre, mientras que es posible que nunca lleguen a leer lo que estoy escribiendo. Lo que es seguro es que, pase lo que pase, nadie podrá arrebatarme el orgullo que siento por mis orígenes y el amor que siento por el baloncesto".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es