11 de diciembre de 2019, 5:25:21
Nacional

OBLIGA A LOS AYUNTAMIENTOS A CEDER LOCALES PARA LA CONSULTA


JxSí y la CUP dicen que la ley del 1-O es "vinculante" y "soberana"

EL IMPARCIAL/Efe

Si gana el "sí", el texto, que no exige un mínimo de participación, contempla declarar la independencia antes de 48 horas.


El auditorio del Parlamento catalán ha sido el escenario elegido por los socios de Gobierno para la puesta de largo de un texto que previsiblemente será aprobado a finales de agosto. La norma, que bebe, sobre todo, de sentencias del Tribunal de La Haya y la Corte Suprema de Canadá, tiene por objetivo dar cobertura legal a la consulta secesionista que ya diseña el Govern. No obstante, y según los diputados de JxSí y la CUP, la norma será "suprema", por lo que prevalecerá sobre cualquier otra que pueda contradecirla.

"¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?", es la pregunta que se pretende formular. Si ganara el "sí", la Ley del Referéndum contempla la posibilidad de declarar la independencia antes de 48 horas. Si se impone el "no", el Ejecutivo catalán convocaría elecciones autonómicas.

La futura ley, tras afirmar en el artículo 2 que el pueblo de Cataluña es un "sujeto político soberano" y, como tal, "ejerce el derecho a decidir libre y democráticamente su condición política", establece las consecuencias que tendría la hipotética victoria del "sí" y el "no" en el referéndum.

Pero más importante resulta, si cabe, el artículo 3, que advierte ante la previsible suspensión de la ley por parte del Tribunal Constitucional y destaca que "prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas que puedan entrar en conflicto". Como medida de autoprotección destaca también que, ante posibles querellas u otras acciones judiciales, la ley ampara "a todas aquellas autoridades, personas y empresas que participen directa o indirectamente" en la preparación y celebración del referéndum.

Por otra parte, la ley de referéndum prevé que se celebre con las condiciones más parecidas posibles a las convocatorias electorales precedentes. Introduce, eso sí, algunas excepciones: una Sindicatura Electoral sustituye a la Junta Electoral y el censo será parecido pero no idéntico al habitual. de esta forma, para votar "no será necesaria la autorización" del votante para inscribirse y votar, como ocurrió en la consulta del 9N del 2014.

Por su parte, la Sindicatura Electoral estará integrada por 5 personas, la mayoría juristas, que serán designados por el Parlamento catalán a propuesta de los grupos: "Todas las autoridades públicas tienen la obligación de colaborar con la Sindicatura". Habrá Sindicaturas de demarcación y la Sindicatura Electoral nacional, habrá cuatro demarcaciones territoriales, repartidas por secciones electorales y por mesas, y respecto a estas últimas, se prevé que sean elegidas por sorteo entre los electores.

El texto de la norma precisa que la Generalitat "podrá habilitar locales alternativos" cuando los ayuntamientos no cedan las escuelas u otras dependencias habituales.

Vinculante

Los independendentista ya dejan claro que no se trata de una simple movilización ciudadana, sino de un acto "de soberanía, de desobediencia y de decisión". Así, la diputada de la CUP Gabriela Serra ha indicado que el referéndum es "vinculante".

El presidente parlamentario, Jordi Turull, ha afirmado que el Parlament, como institución que representa a los ciudadanos catalanes, es "soberano" para elaborar esta ley, y ha afeado a la oposición que hayan convertido al Tribunal Constitucional en un "actor más" de la cámara catalana.

La portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, ha apuntado que esta ley que significa la "respuesta" a la "ruptura" del marco constitucional del 78 tras la sentencia del Estatut, y que jurídicamente implica el derecho de autodeterminación.

Es "antidemocrática"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho este martes que la futura Ley de Referéndum es "manifiestamente antidemocrática". Según el ministro, no entrará en vigor porque es contraria a la Constitución y al Estatuto de Cataluña.

Catalá ha lamentado la "deriva profundamente autoritaria y antidemocrática" que impulsan JxS y la CUP en Cataluña, donde "parece que son las minorías las que gobiernan".

El ministro de Justicia ha adelantado que la Fiscalía evaluará si debe intervenir.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es