25 de octubre de 2020, 15:18:14
Mundo

CORRUPCIÓN


El expresidente de Brasil Lula da Silva, condenado a nueve años y medio de cárcel

EL IMPARCIAL/Efe

Su implicación en la trama de Petrobras le habría granjeado más de un millón de euros.


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha sido condenado a nueve años y medio de prisión por un tribunal de primera instancia, debido a su implicación en la red de corrupción que operó en Petrobras.

Según su defensa, la condena es "especulativa", a lo que añade que las pruebas que demostraban su inocencia fueron "ignoradas".

La sentencia fue dictada por el juez Sergio Moro, responsable de las investigaciones sobre la gran trama corrupta destapada en el seno de la petrolera estatal. El magistrado ha encontrado a Lula culpable de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero. En los últimos años Moro se ha convertido en el estandarte de la lucha contra la corrupción brasileña. De hecho, su nombre suena con fuerza para las próximas elecciones presidenciales, en las que podría hacer frente al propio Lula.

La Fiscalía acusaba al expresidente de delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero por haber recibido supuestamente 3,7 millones de reales (Un millón de euros) en sobornos por medio de los contratos suscritos entre la constructora OAS y Petrobras. El pago se habría materializado en la reforma de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, en la costa del estado de Sao Paulo, además de en las prestaciones por almacenamiento de los regalos recibidos en el período que abarcó su gestión, que fue del año 2003 al 2010.

A pesar de los numerosos casos de corrupción en los que se halla inmerso, el expresidente sigue siendo el líder más valorado en las encuestas y aunque aún no ha lo ha hecho oficial, ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de volver a competir en unos comicios. Es previsible que recurra ante el tribunal de segunda instancia. En caso de ser condenado de nuevo no podría presentarse a las elecciones presidenciales de 2018. Además de las causas ya abiertas, Lula puede llegar a ser investigado en otros seis procesos más, según solicitó la Corte Suprema con base en confesiones hechas por exdirectivos del grupo Odebrecht, y también está salpicado por revelaciones de ejecutivos del grupo cárnico JBS.

Esta es la primera condena que recibe el exmandatario, quien aún responde en otras cinco causas penales abiertas por la Justicia, la mayoría de ellas relacionados con el caso Petrobras.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es