29 de mayo de 2020, 9:54:42
Mundo

ESTADOS UNIDOS


Trump gana una batalla: el Senado debatirá la derogación del ObamaCare

EL IMPARCIAL

El magnate ha acribillado a su fiscal general, Jeff Sessions, cuyo cargo pende de un hilo.


"Hagan su trabajo", reclamó este lunes Donald Trump a los republicanos del Senado en relación con la derogación de la ley sanitaria vigente e ideada por Barack Obama. No es cuestión de poca importancia para el presidente de los Estados Unidos el retraso en sus planes de cumplimiento de una de sus principales promesas electorales. Derrocar el ObamaCare es uno de sus objetivos nucleares no cumplidos y le escuece porque el bloqueo está provocado por compañeros de bancada.

Sin embargo, el magnate ha conseguido movilizar a los suyos lo suficiente para apoyar que comience el debate sobre la fórmula de la derogación y, en segundo término, la sustitución del sistema sanitario implementado por su antecesor por otra propuesta, todavía no definida ni designada. Así, el Senado votó este martes a favor de arrancar las discusiones a pesar de la manutención de la fractura en el Partido Republicano.

Hubo de ser vicepresidente Mike Pence el que usó su condición de presidente de la Cámara alta para deshacer el empate a 50 votos entre demócratas y republicanos. El voto en contra de la moción de las senadoras conservadoras Susan Collins y Lisa Murkowski refrescó un bloqueo que, finalmente, se ha desanudado para que Trump gane tiempo y respire en este tema.

No es usual, pero el líder de la mayoría republicana en el Senado hubo de convocar la votación para iniciar el debate, sin un texto concreto. Esa artimaña ha venido a sustituir la normal ausencia de complicaciones con los que las iniciativas de debate suelen prosperar. Las presiones de Trump aceleraron la decisión del líder republicano y las divisiones en el seno del partido no terminan de despegarse.

No obstante, los tres proyectos legislativos presentados por el equipo de Trump hasta esta fecha no han alcanzado a lograr el consenso en su bancada. A pesar de disponer de la mayoría en la Cámara alta, la incapacidad para acordar una salida viable a la promesa relacionada con el ObamaCare se ha confirmado como enfangada y nítida. Por eso ha resultado crucial el voto de John McCain.

El contexto es tan tenso y ajustado que el senador republicano por Arizona, que fue diagnosticado con cáncer cerebral, regresó a Washington después de su peligrosa intervención sólo para acudir a la sesión de este martes. Su delicada situación le permitió volar, en exclusiva, para emitir su voto a favor de comenzar el debate para derogar la ley sanitaria vigente.

El hecho de que todas las alternativas propuestas por Trump provoquen que al menos 24 millones de personas pierdan su seguro médico en los próximos 10 años reafirma la negativa de todos los demócratas y de las republicanas Collins y Murkowski. Y, también, generan dudas en media docena de compañeros de filas del presidente, que han mantenido su indefinición hasta el último momento. Pero, a pesar de mostrarse contrarios a las medidas legislativas propuestas han cedido este martes. Por todo esto se considera que esta pequeña victoria del millonario no garantiza que los republicanos se cohesionen para tumbar el ObamaCare.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es