23 de octubre de 2019, 4:12:51
Mundo

VENEZUELA


Maduro prohíbe las protestas que puedan "perturbar" a la Constituyente

EL IMPARCIAL

La huelga-protesta contra Maduro deja cuatro muertos y 159 detenidos.


Nicolás Maduro no está dispuesto a permitir que la ola de protestas antigubernamentales, que ha dejado 102 fallecidos, le empañe el camino hacia la Asamblea Contituyente que tiene planeado llamar a votar este domingo. Esa es la conclusión que se desprende del comunicado efectuado este jueves por el Gobierno bolivariano en el que se decretó la suspensión de toda "manifestación pública" que pueda "perturbar" el desarrollo de la elección de la nueva Asamblea Nacional.

El chavismo cierra filas y se vuelve más granítico que nunca con este decreto de prohibición que, según han declarado los opositores, viola la liberta de expresión y de protesta. "Se prohíben en todo el territorio nacional las reuniones y manifestaciones publicas, concentraciones de personas y cualquier otro acto similar que puedan perturbar o afectar el normal desarrollo del proceso electoral", expuso Néstor Reverol, el ministro para el Interior, en un mensaje televisado.

El mandatario del régimen gobernante expuso que "quien organice, sostenga o instigue a la realización de actividades dirigidas a perturbar la organización y funcionamiento del servicio electoral o de la vida social del país será penado con prisión de cinco a diez años".

"Hemos acreditado un personal de oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (...) que estarán encargados y tendrán el control operacional de los cuerpos estatales de Policía y 19 cuerpos municipales de Policía", ha argumentado Reverol, acompañado por los titulares de Defensa y del Poder Electoral. El veto, que bien puede ser catalogado como una merma democrática, entrará en vigor desde este viernes y hasta que concluya el escrutinio.

Justo comienza la censura el día en que el conglomerado disidente conocido como Mesa de la Unidad Democrática ha convocado una concentración masiva denominada la "toma de Caracas". El cariz de la protesta, según han confirmado los impulsores de la misma, obedece a una "fase superior de presión" con el fin de que el Ejecutivo retire su designio de reformar el Estado y la Carta Magna a través de la elección Constituyente.

Por ello, el chavismo ha respondido incluyendo a las Fuerzas Armadas venezolanas en la fórmula. Tomarán el control del operativo de este fin de semana y de varios cuerpos estatales y municipales de la Policía. Y, además, se reproducirán las medidas tradicionales enb estos casos: control excepcional de los puntos fronterizos, la prohibición de la venta de alcohol o del desplazamiento de maquinaria pesada. La prohibición de la comercialización de artefactos pirotécnicos y de artefactos de elevación por combustible sólido se mantiene.

Esta es la anestesia coercitiva que desplegará Maduro para alcanzar su fin, en medio de numerosos actos de desobediencia civil promovidos por la oposición. No obstante, gobernadores y alcaldes opositores disponen, bajo sus órdenes, a algunos de los cuerpos de Policía regional que serán intervenidos a partir de este viernes.

Lo que no prohibirá el Gobierno son los múltiples actos de campaña electoral en favor de la Constituyente que el Ejecutivo tiene planeado para esta última jornada antes de la votación. Mandatarios chavistas se han expandido por toda la geografía venezolana para encabezar los numerosos eventos de cierre de campaña planteados. De hecho, miles de simpatizantes del régimen ya aguardan en las calles de Caracas a los pesos pesados del oficialismo.

Y lo curioso es que esta despedida de campaña favorable al sí coincide con la segunda jornada de la huelga general de 48 horas convocada por al oposición. Los disidentes, que consideran que la Constituyente significaría la consolidación de una "dictadura" en Venezuela, corroboraron la muerte de tres personas en el primer día del paro. Multitud de enfrentamientos entre manifestantes que cortaban las calles y la Policía también fueron documentados. Finalmente, 159 personas fueron detenidas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es