23 de octubre de 2019, 22:33:41
Economía

EN EL ÚLTIMO CUATRIMESTRE


El Gobierno adjudicará las autopistas en quiebra al final de 2018

EL IMPARCIAL

Zoido elimina las direcciones adjuntas operativas en Policía y Guardia Civil.


Las nueve autopistas de peaje en quiebra que arrastra el Estado serán adjudicadas de nuevo en el último cuatrimestre de 2018. Esta es la directriz que se desprende de la previa del Consejo de Ministros que se celebrará este viernes, cita en la que ha de aprobarse, también, un nuevo convenio que se encargue de la gestión dfe dichas infraestructuras hasta que reviertan al país tras su liquidación.

Fomento pretende, de este modo, que su asunción relativa a este asunto decrépito suponga el mínimo impacto para el déficit público. La fórmula ideada contempla que a Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres (Seittsa) se hará cargo de la explotación y gestión de las autopistas desde que vuelvan al Estado y hasta que se liciten de nuevo.

En esa dirección se calcula que será a finales de 2018 cuando dichas autopistas de peaje reviertan al Estado, ya que, entonces, empezarán a contar con planes de liquidación -ninguna de las mencionadas carreteras dispone de uno en el presente-. Y se prevé que a finales de ese año se terminen adjudicando a concesionarios que asumirán la explotación de esas infraestructuras durante 25 años.

Como se ha referido desde el ministerio, se intenta que el regreso al Estado y la nueva adjudicación coincidan en un mismo ejercicio económico para que su impacto sobre el déficil no resulte pesado. Y es que al efectuarse en el mismo año, el ingreso proveniente de la licitación restaría el monto de la deuda.

Además, se ha planteado la situación en que el Gobierno no hubiera hecho nada. En ese paisaje, y en el momento de su reversión, el Ministerio de Fomento tendría que hacerse cargo de la gestión y asumir su mantenimiento y el personal que trabaja en ellas. Por eso, se ha designado a Seittsa, mediante el convenio que se aprobará este viernes, que no sólo asumirá la gestión de esas carreteras cuando reviertan al Estado sino que también se encargará de preparar el proceso para relicitarlas.

En ese punto encargará un informe de demanda de tráfico -que también saldrá a concurso- y un estudio de viabilidad, preparará los pliegos para volver a licitar las autopistas y se encargará de la due diligence para especificar el estado en que están esas infraestructuras -con el fin de poder informar al contratista que se haga cargo de la concesión-.

La mencionada sociedad asumirá los gastos de explotación y los de personal durante el periodo que gestione las autopistas, aunque también percibirá ingresos por las tarifas que se cobran. Así, Seittsa aplicará los peajes aprobados en el presente -aunque podrían varias en función del resultado del estudio de viabilidad- y se hará cargo de las 700 personas que trabajan en esas vías, cuya subrogación estará completada en el pliego que se haga para su posterior licitación.

Por último, Fomento no ha detemrinado si las autopistas saldrán a concurso en un solo lote o en dos, pero ya se ha destacado un bloque nítido: las radiales de Madrid. La circunvalación de ALicante y la autopista Cartagena-Vera han quedado en suspenso sobre si se integrarán con las otras o se licitan por separado. El caso es que el ministerio anhela aminorar el gasto que por responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) tendrá que hacer frente el Estado (550 millones de euros que podrían sumarse a lo ya abonado por los préstamos participativos que ayudaron a construir las vías y que podrían subir el monto hasta los 3.600 millones de euros).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es