9 de diciembre de 2019, 9:40:16
Sociedad

SE PERSIGUE UN MODELO "RESPONSABLE, SOSTENIBLE Y EQUILIBRADO"


Baleares pone freno al alquiler turístico y da 15 días para adaptarse a la nueva normativa

Sara Cabrero

Las multas por infringir la ley alcanzan los 400.000 euros. Por S. Cabrero


El Ejecutivo balear ha enviado un comunicado a todos los afectados y ha informado de que disponen de 15 días para dejar de publicitar este servicio y adaptar su oferta a la nueva ley del alquiler turístico. La nueva legislación, efectiva desde este martes, impone multas que van desde los 40.000 a los 400.000 euros por infringir la normativa.

Lo ha anunciado el vicepresidente del Govern, Biel Barceló, en una rueda de prensa junto a la directora general de Turismo, Pilar Carbonell y el asesor técnico Antoni Sansó. Todos ellos han coincidido en que esta modificación servirá para "poner orden" y promover un modelo turístico "responsable, sostenible y equilibrado".

En virtud de la entrada en vigor del decreto, el propietario que desde hoy alquile una vivienda en un edificio plurifamiliar por menos de 30 días, sin un contrato de arrendamiento y sin que el visitante haya pagado una fianza, está actuando ilegalmente y se expone a ser multado. Los anunciantes más competitivos pueden llegar a pagar 400.000 euros, mientras que los propietarios se enfrentan a sanciones que oscilan de 20.000 a 40.000 euros.

El Govern del PP de José Ramón Bauzá ya prohibió en la pasada legislatura (2012) el alquiler de pisos a turistas, aunque apenas se persiguió esta actividad. Ahora, el ejecutivo progresista liderado por la socialista Francina Armengol y los econacionalistas de MÉS quieren hacer efectiva esta norma con sanciones para poner freno a las dificultades que encuentran residentes y trabajadores cuando buscan una vivienda a precios razonables.

Respecto al techo de plazas turísticas, el vicepresidente ha precisado que en Baleares es de 623.624 plazas turísticas, de las que 435.707 corresponden a Mallorca, 109.800 a Ibiza, 60.117 a Menorca y 18.000 a Formentera. De ese total, hay 120.000 plazas que se han ido concediendo desde el año 1999 en régimen de excepción y que no se renovarán una vez se hayan dado de baja, ha explicado el consejero.

Con el fin de perseguir el alquiler ilegal en pisos, la Consejería de Turismo también pondrá en funcionamiento una plataforma electrónica para que los ciudadanos denuncien a los propietarios que los alquilen. En ningún caso las denuncias podrán ser anónimas y solo servirán para que los inspectores inicien su trabajo.

Por el contrario, para demostrar que la actividad es legal, es el propietario quien debe aportar la documentación que lo respalda, un aspecto que también cambia con respecto a la legislación anterior.

Para ayudar a los turistas, la consejería creará una aplicación para móviles en la que se podrá consultar si la casa que se pretende alquilar es legal o no. La ley permite alquilar en Baleares a turistas si se trata de casas aisladas (chalés) o rústicas, adosados o medianeras de pueblos, siempre y cuando tengan la correspondiente licencia de la Consejería que ya no autoriza nuevos permisos.

Asimismo, el Govern ha señalado que al actual cuerpo de inspectores y tramitadores se podrían incorporar 15 nuevos, tal como está contemplado en la ley, hasta alcanzar un total de 35. Carbonell ha explicado que en las dos campañas de inspección realizadas en Mallorca durante los meses de abril y julio a empresas intermediarias se detectaron un total de 350 pisos comercializados ilegalmente, 330 corresponden a la primavera y los 20 restantes a la época estival. Unos datos que muestran que "comienza a eliminarse la oferta ilegal", ha destacado Carbonell.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es