21 de octubre de 2020, 3:50:45
Nacional

LA GENERALIDAD PIDE QUE LA POLICÍA CATALANA NO ACTÚE


Interior avisa de que actuará con determinación en el 1-O

EL IMPARCIAL/Agencias

Ante la ambigüedad de los Mossos para acatar las órdenes del TSJC.


Los Mossos d'Esquadra han sido claros, ellos decidirán "cómo y cuándo" se actúa durante el referéndum del 1-O. Como ya dejaron claro en un comunicado emitido el miércoles, la policía catalana no cerrará los centros de votación si hay riesgo de desórdenes públicos. Ante esta posible pasividad, el Ministerio de Interior se plantea que el cierre de los centros públicos, una medida ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se lleve a cabo por la Guardia Civil y la Policía Nacional.

El consejero de Interior, Joaquim Forn, ha garantizado hoy que el Govern "no detendrá" el referéndum que quiere celebrar el próximo domingo y ha pedido no poner "contra las cuerdas" a los Mossos, que asegura "adecuarán" el cumplimiento de las órdenes judiciales para priorizar el mantenimiento de la "convivencia". Forn ha afirmado que, aunque los Mossos d'Esquadra tienen "determinadas obligaciones" como policía judicial, la policía catalana se regirá por los principios de "oportunidad, proporcionalidad y congruencia" a la hora de cumplir las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

En cuanto a la posible actuación de la Guardia Civil y Policía Nacional, Forn se ha quejado de su presencia y ha criticado que se hayan desplazado en las últimas semanas a unos 10.000 efectivos a Cataluña, procedentes del resto de España. "Nosotros hemos dicho que ya tenemos suficientes (efectivos policiales) para poder trabajar y afrontar la jornada del 1 de octubre. Pese a ello, los han enviado", ha lamentado Forn, que ha añadido que espera que los "miles de ciudadanos" que cree saldrán a la calle "puedan ejercer su derecho a voto y se puedan manifestar en una situación de normalidad".

Forn ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa posterior a la Junta de Seguridad de Cataluña, en la que el Gobierno ha exigido, sin éxito, al presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, que suspenda la celebración del referéndum del 1-O para defender la legalidad, el Estado de Derecho, el marco legal y garantizar la "convivencia pacífica".

El conseller ha remarcado que el Govern mantiene su promesa de celebrar el referéndum el próximo domingo, a pesar de que ha sido suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional. "Es importante el cumplimiento de la ley, de las decisiones judiciales, pero también existe un bien superior, que es la convivencia ciudadana", ha precisado Forn.

Tras insistir en que no van a detener la convocatoria del referéndum, Forn ha pedido "inteligencia" tanto al Govern como a la ciudadanía para no poner "contra las cuerdas" a los Mossos d'Esquadra, que actualmente tienen un "gran apoyo social". "Lo tenemos que evitar, la policía tiene una función que le es propia, que tendrá que cumplir, pero no la podemos meter en el centro del debate, como algunos quieren para desgastarles", ha sostenido Forn, que ha pedido que Govern y ciudadanía se "conjuren" para evitar "cualquier situación de tensión y violencia", que es el escenario que "otros querrían que ocurriera".

Forn ha participado en la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña convocada ayer por el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, en el Palau de Pedralbes de Barcelona, a la que también han asistido, entre otros, el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero; el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo; y el director de Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Diego Pérez de los Cobos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es