25 de enero de 2020, 13:30:10
Nacional

REFERÉNDUM DEL 1-O


La Generalidad quiere usar a niños para evitar el cierre de colegios

EL IMPARCIAL/Efe

Acamparán desde este viernes en los colegios electorales.


Todo preparado para el referéndum ilegal del 1-O, en el que las Fuerzas de Seguridad ya han alertado de que los independentistas quieren colocar a menores en las puertas de los colegios y acamparlos desde este viernes como medida de presión para impedir que la policía pueda precintar los colegios. De hecho, Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya han llamado a "defender los puntos de votación" situados en colegios y otros centros para votar el domingo en el referéndum a partir de las 17:00 horas de hoy. Según ha apuntado el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, "ahora mismo se cuentan por centenares las escuelas que ya están preparadas para acoger actividades lúdicas".

Además de los menores, también se usarán tractores. La Asamblea Payesa de Lleida ha colocado esta mañana el primer tractor en la puerta del colegio electoral de Les Borges Blanques para "ir calentando motores", obstaculizar el acceso policial y apoyar de una "manera simbólica" el referéndum del 1-O.

Según ha confirmado a Efe Josep Farran, uno de los portavoces de la plataforma, esta acción se lleva a cabo con la reminiscencia de la tractorada que tuvo lugar en los años 70 y en la que se pedían derechos sindicales en el campo. "Ahora, al considerar que nos están recortando nuestros derechos como ciudadanos", queremos simbolizar y apoyar esta lucha de esta manera", explica Farran. El de Les Borges Blanques ha sido el primer tractor, pero desde la Asamblea Payesa esperan que la acción se vaya extendiendo "como una mancha de aceite" y que sean más los payeses que se decidan a aparcar los tractores en las puertas de los colegios electorales.

Gobierno y Generalidad han mostrado sus discrepancias en una tensa Junta de Seguridad en la que el ejecutivo catalán se ha negado a suspender el referéndum del 1-O, pese al requerimiento del Estado, y ha avisado que los Mossos "adecuarán" el cumplimiento de órdenes judiciales a dar prioridad a la "convivencia". A tres días del referéndum suspendido por el Constitucional, el presidente catalán, Carles Puigdemont, ha presidido la Junta de Seguridad de Cataluña, que convocó de forma unilateral, en la que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, le ha exigido que "suspenda" la votación del 1-O y que asuma que hay una "autoridad judicial" para que los cuerpos y fuerzas de seguridad impidan la votación.

Nieto ha advertido que las movilizaciones de estos días están siendo lideradas por el independentismo radical, por lo que forzar a los ciudadanos a salir a la calle, haciéndoles creer que el domingo se celebrará una consulta válida, puede acabar desembocando en situaciones de tensión.

Por su parte, el presidente Puigdemont, en un acto con representantes de la comunidad educativa, ha loado su disposición a abrir colegios el domingo para no retroceder "ni un milímetro" en derechos fundamentales, aunque ha alegado que es el Govern quien asume la responsabilidad del referéndum.

Paralelamente, la Guardia Civil ha incautado en un almacén de Igualada (Barcelona) 2.500.000 papeletas, 4.000.000 de sobres y 100 urnas para el referéndum del 1 de octubre suspendido por el Tribunal Constitucional. Mientras que, a tres días de la fecha anunciada por el Govern para el referéndum, unos 16.000 alumnos de secundaria y universitarios, según la Guardia Urbana, se han manifestado en Barcelona para reivindicar la celebración de la votación.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es