19 de octubre de 2019, 2:07:25
Sociedad

HAN CONSEGUIDO REPLICAR LA SINAPSIS


Inteligencia Artificial: neuronas fotónicas que imitan a las humanas

EL IMPARCIAL

Un grupo de científicos halla una nueva fórmula para que las neuronas artificiales aprendan.


En los últimos años la búsqueda de la Inteligencia Artificial se ha convertido en una línea de investigación básica, no sólo para numerosos científicos, sino también para algunos gigantes de la red.

Hace pocas semanas, Douglas Eck, líder del Proyecto Magenta de Google (que aspira a conseguir que un ordenador cree arte), daba a conocer en el MIT Tecnology Review, una breve pieza musical que fue "ideada" por su máquina. Este verano Facebook tuvo que desconectar dos bots de chat que comenzaron a hablar entre ellos y acabaron desarrollando un nuevo lenguaje. Las investigaciones avanzan sin prisa pero sin pausa.

Una de las líneas de investigación con las que trabajan los científicos se basa en diseñar circuitos neuronales artificiales que imiten a los cerebros humanos. No obstante, el reto no es sencillo, puesto que, si se compara con un ordenador, podría decirse que las neuronas humanas son memoria y procesador, algo muy difícil de conseguir para los computadores modernos basados en la arquitectura de von Neumann.

Las neuronas interactúan unas con otras gracias a la sinapsis. En función de la potencia de la conexión, más fuertes serán los lazos neuronales y más "aprenderán" nuestras neuronas. Hasta ahora, la Ciencia no había logrado acercarse a la forma de funcionamiento de las neuronas, basada en la química. Sin embargo, varios científicos de las Universidades de Oxford, Exeter (Reino Unido) y Münster (Alemania) han logrado crear un circuito que emula con inusitada precisión las conexiones neuronales de nuestra mente.

La neuroplasticidad es un concepto neurocientífico que se refiere a la capacidad que nuestro cerebro tiene de moldearse en función de las actividades intelectuales que desarrollemos. Si, por ejemplo, leemos con frecuencia, desarrollaremos aquellas áreas neuronales asociadas con la memoria a largo plazo, la lingüística o el vocabulario. Si, por el contrario no leemos nunca, esas mismas áreas neuronales se atrofiaran.

Estos investigadores han conseguido replicar la sinapsis neuronal, (la forma en que las neuronas se interrelacionan), aplicando el concepto de neuroplasticidad, es decir, modificando los circuitos neuronales generados. Para ello han desarrollado circuitos fotónicos, basados en energía óptica, construidos con PCM's o materiales de cambio de fase (capaces de almacenar energía mediante su cambio de estado, en forma de calor latente). La ventaja, es que, al tratarse de elementos artificiales, la memoria y velocidad de procesamiento potencial de estas neuronas digitales podría hacer que estos superaran a las humanas, limitadas físicamente por sus condiciones bioquímicas.

El estudio de la inteligencia artificial avanza con paso firme. Hallazgo tras hallazgo, los humanos estamos cada vez un poco más cerca de lograr lo que los tecnólogos denominan "singularidad", es decir, el momento en que la mente computerizada supere a la humana, fecha que algunos como el director de ingeniería de Google, Raymond Kurzweil, sitúan no más lejos de unas pocas décadas. Será en ese momento cuando las máquinas se preguntarán: ¿quién soy?

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es