7 de diciembre de 2019, 16:17:42
Mundo

ESTADOS UNIDOS


Trump ve "prematuro" hablar del control de armas tras el peor tiroteo de la historia de EE.UU.

EL IMPARCIAL

La Casa Blanca no quiere entrar en el debate que ha vuelto a protagonizar la actualidad estadounidense.


La matanza perpetrada en el tiroteo que aconteció en Las Vegas en la pasada madrugada ha desempolvado el debate sobre el control de armas en el país norteamericano. Esa discusión es latente, tanto como la calma antes de la sistemática irrupción violenta que siega la vida de inocentes y vuelve a empujar al primer plano la conversación sobre la restricción de armas de fuego en Estados Unidos. Pues bien, tras la mayor masacre con armas de fuego que ha vivido esa nación en la historia moderna los focos se centran en este asunto, toda vez que se haya descartado que Daesh está de por medio en el suceso.

Y en medio de las explícitas posturas enfrentadas se ha querido mantener la Casa Blanca, cuyo feje es un "férreo defensor" del derecho a portar armas. Ha sido su portavoz, Sarah Sanders, la encargada de ofrecer la versión oficial al respecto, señalando que, mientras se contabilizan los 58 muertos y 515 heridos, "es prematuro" tratar el tema de las armas de fuego.

En una comparecencia ante los medios sin convocatoria especial, Sanders ha transmitido que este lunes ha de dedicarse al "luto" por las víctimas del mayor tiroteo de la historia de Estados Unidos. "Hay que consolar a los supervivientes.Habrá un lugar y un momento para un debate político, pero ahora es el momento de unirnos como país", aseveró la portavoz del Ejecutivo mientras que Donald Trump guardaba silencio con respecto al polémico debate.

"Hay una investigación abierta y todavía está por determinar el motivo (del atacante). Sería prematuro para nosotros hablar sobre políticas cuando no tenemos todos los hechos de lo que ocurrió anoche", respondió Sanders al tiempo que una multitud de legisladores demócratas reclamaban a los homólogos republicanos que dejaran de bloquear las leyes para el control de armas. No obstante, el autor del tiroteo fatal de Las Vegas usó un arma de fuego muy potente y portaba, al menos, nueve rifles más con él.

Cuestionada por cuál es la posición del presidente, Sanders confirmó que Trump es "un férreo defensor de la Segunda Enmienda", el texto que garantiza el derecho contitucional para portar armas. El magnate se posicionó desde la campaña electoral de 2016 del lado de la Asociación Nacional del Rifle, contraria a un mayor control de armas.

Entonces, en junio de aquel año, se registró un tiroteo en Orlando y el ahora presidente se apresuró a proponer el veto migratorio a los musulmanes. Sin embargo, en el discurso de este lunes no ha hecho ninguna referencia al suceso. "Hay una diferencia entre ser candidato (presidencial) y ser presidente", le justificó la portavoz. El mandatario tiene previsto viajar a Las Vegas el miércoles. Lo hará con la complicada labor de aplacar las reclamaciones de los detractores de la Segunda Enmienda.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es