13 de noviembre de 2019, 3:14:16
Sociedad

SEQUÍA


La falta de lluvias convierte este año en el octavo más seco desde 1981

EL IMPARCIAL

También disminuyen las reservas hidráulicas en los últimos siete días.


Llega el balance del año hidrológico y las conclusiones son alarmantes. Las precipitaciones acumuladas en el tiempo transcurrido desde el 1 de octubre de 2016 hasta el 30 de septiembre de 2017, son inferiores al valor normal en gran parte de España. En definitiva, este año ha sido el octavo más seco desde 1981, según los datos facilitados hoy por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Arrancó el año hidrológico con lluvias que no llegaron a valores normales hasta finales de noviembre, cuando comenzaron diferentes episodios de intensas precipitaciones. Sin embargo, a pesar del repunte en los meses de febrero y marzo llegó una primavera seca. A mediados de junio la precipitación acumulada había descendido y representaba un 13% por debajo del valor normal. Con el verano no se compensó el déficit acumulado en el año hidrológico y a mediados de septiembre el déficit estaba por encima del 12 por ciento.

El balance final es de una media de 551 litros por metro cuadrado para el conjunto de España, lo que supone un 15 por ciento de déficit respecto al valor normal (648 litros por metro cuadrado), datos que han motivado que la Aemet califique el año de "muy seco".

Las cantidades acumuladas en el tiempo transcurrido desde el 1 de octubre de 2016 hasta el 30 de septiembre de 2017, son inferiores al valor normal en gran parte de España. Incluso en Galicia están en alerta, aunque sus precipitaciones sean mejores que en otras comunidades no alcanza ni el 75% de su valor normal.

Datos poco optimistas también para la reserva hidráulica española, que han vuelto a descender en la última semana. Han perdido durante los últimos siete días 267 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone el 0,5 por ciento de su capacidad total, llegando así al 38,9%. Son en este caso las cuencas del Júcar y el Segura las que peor se encuentran. Precisamente la última se declara en situación de emergencia, con un 14,3% de capacidad.



Para paliar este escenario es necesario que llueva durante un mes y de forma continuada, aseguran expertos. Sin embargo, el mes de octubre se presenta caluroso y seco. Es destacable reseñar que hace un año se vivía la escena contraria, entonces las cuencas se encontraban también al límite de su capacidad por exceso.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es